30-11-2020 / 20:00 h EFE

El Gobierno británico rechazó hoy abrir una investigación pública sobre uno de los asesinatos más controvertidos del conflicto en Irlanda del Norte, a pesar de que la Justicia del Reino Unido detectó irregularidades en anteriores pesquisas.

El ministro británico para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, comunicó esta decisión en una comparecencia ante la Cámara de los Comunes (baja) en Londres, después de explicar su posición a la familia del abogado católico Pat Finucane.

Finucane, prominente defensor de miembros del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), fue asesinado en 1989 en su casa de Belfast, delante de su familia, por un pistolero del grupo terrorista Asociación para la Defensa del Ulster (UDA), en una acción en la que estuvieron implicados también miembros del Ejército británico y la Policía norirlandesa.

Hasta la fecha, sólo uno de los tres terroristas que participaron en ese asesinato, Ken Barrett, ha sido condenado -en 2004 a 22 años de cárcel- por la muerte del abogado, pero la familia siempre ha sostenido que la orden para matarle tuvo el visto bueno de altas instancias del Estado.

En consecuencia, el conservador David Cameron, al frente del Ejecutivo de Londres entre 2010 y 2016, ordenó una revisión al abogado Desmond de Silva sobre tres investigaciones policiales anteriores, que ya destaparon la connivencia de las fuerzas de seguridad con paramilitares protestantes en este caso.

Ante la presión de la familia, el Tribunal Supremo del Reino Unido reabrió el caso y determinó en 2019 que la "revisión de De Silva" no cumplió con algunas directivas de la Convención Europea de Derechos Humanos, que exige que se facilite a la investigación, "si puede ser, la identidad de sospechosos" y, "si es posible, hacer que rindan cuentas" por sus actos.

El Supremo precisó que, aunque la familia Finucane recibió un "compromiso inequívoco" de que habría una investigación pública, el Gobierno británico tiene derecho a decidir cuándo y cómo se aborda este controvertido asunto.

A este respecto, Lewis indicó hoy que está "considerando todas las opciones disponibles" para cumplir "con las obligaciones adquiridas", pero que, de momento, es necesario permitir que avancen los procesos abiertos sobre este caso por la Policía y la Oficina del Defensor del Pueblo "sin riesgo de prejuicios".

El ministro para Irlanda del Norte subrayó que su Gobierno está "comprometido" para abordar las cuestiones pendientes que ha dejado "el legado del pasado (conflicto) en su totalidad" en la provincia británica.

Uno de los hijos de Pat Finucane, Michael, declaró hoy que la familia está "decepcionada", pero "no sorprendida", y calificó de "exasperante" el hecho de que Lewis confíe en que este asesinato será resuelto por "una investigación de la policía local" en Irlanda del Norte.

"Teniendo en cuenta las pruebas disponibles en este caso y las agencias (estatales) implicadas, creo que nadie con cierto grado de credibilidad propondría que lo lleve la policía local", agregó Michael Finucane, cuya campaña cuenta con el apoyo del Gobierno irlandés.

Durante el primer juicio, se reveló que Barrett colaboraba como informador para los servicios secretos de la antigua policía norirlandesa (RUC), de mayoría protestante, mientras que los otros dos cómplices, William Stobie y Brian Nelson, también trabajaron como espías para las fuerzas de seguridad norirlandesas y británicas.

Stobie fue asesinado por paramilitares protestantes en diciembre de 2001 en un ajuste de cuentas, mientras que Nelson falleció en abril de 2003 de un cáncer de pulmón.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD