25-11-2020 / 19:01 h EFE

Instituciones, entidades sociales y la ciudadanía aragonesa en general han vuelto este 25 de noviembre a unir fuerzas contra la violencia machista con la participación en los actos celebrados en toda la comunidad, con el ánimo de interpelarse colectivamente y hacer visibles las violencias a las que cotidianamente se siguen enfrentando las mujeres.

El 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, en recuerdo de las hermanas dominicanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, asesinadas por su activismo ese día de noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Trujillo, convirtiéndose en Latinoamérica en un símbolo de la lucha contra la violencia de género. En el año 2000 la ONU oficializó el 25 de noviembre como el día internacional contra la violencia de género.

Actos reivindicativos y minutos de silencio se han sucedido por todo Aragón, con convocatorias adaptadas a las medidas sanitarias que impone la pandemia de la covid-19.

Una pandemia que no ha frenado este tipo de violencias, teniendo en cuenta las atenciones que han prestado los servicios jurídicos del Instituto Aragonés de la Mujer y el número de llamadas recibidas, y cuyo confinamiento, según la consejera de Presidencia de Aragón, Maye Pérez, ha supuesto "una losa vital" para muchas mujeres, que tuvieron que vivir muchas semanas "encerradas" con sus agresores.

Según datos del Consejo General del Poder Judicial, el número de denuncias ha disminuido "de manera considerable" en el primer trimestre de 2020 en Aragón, con 708 frente a 1.119, pero las cifras del segundo trimestre son muy similares a las del año pasado.

En Aragón, los juzgados de violencia sobre la mujer registraron 847 denuncias en el segundo trimestre de 2020, cuando el año pasado fueron 891. Las órdenes de protección fueron 224, cuando el año anterior fueron 248. Y actualmente hay en Aragón 1.506 mujeres con seguimiento activo del sistema VioGén, de seguimiento integral de los casos de violencia de género del Ministerio del Interior.

La directora del IAM, María Goikoetxea, ha presentado este mismo miércoles un balance de los datos del organismo de igualdad, y ha explicado que en los nueve primeros meses del año ha descendido el servicio de asesorías presenciales, pero la mayor parte de atenciones se han realizado de manera telefónica.

Así, las llamadas al teléfono 900 504 405, que activa las guardias, han aumentado un 22,5 % de forma global y en mayo "ya superaban todos los registros". Las guardias del turno jurídico han aumentado un 5,5 %, y aunque las del social ha caído un 0,4 %, la de guardia psicológica se ha incrementado un 25 %.

"Todos los datos demuestran que en los contextos de crisis las violencias contra las mujeres se agravan", ha concluido Goicoetxea, mientras que la delegada del Gobierno en Aragón, Pilar Alegría, ha dicho en la concentración en la Plaza del Pilar de Zaragoza que las violencias contra las mujeres son una "vulneración estructural" de los derechos humanos que hunde sus raíces en la discriminación.

Esas violencias, entre las que se incluye el maltrato físico o psicológico, los abusos sexuales, la explotación sexual, la trata de personas o la mutilación genital, reclaman la atención de las instituciones, ha dicho Alegría, quien ha considerado estos fenómenos "una realidad innegable" que interpela a toda la sociedad.

El Gobierno de Aragón ha celebrado un acto en el Edificio Pignatelli en el que ocho mujeres representativas de la sociedad aragonesa han leído en un vídeo el manifiesto del 25-N, en el que llaman a "seguir trabajando para acabar con un legado vergonzante asentado en las entrañas de nuestra sociedad".

"Ninguna otra generación de mujeres debe verse obligada a admitir que su voz sea aplastada por la pervivencia de estereotipos negativos sobre su género. Es un hecho intolerable para la convivencia", reza el manifiesto, al que le ha seguido un minuto de silencio encabezado por el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán.

Además, en Zaragoza el Ayuntamiento ha inaugurado, en el parque de La Azucarera un nuevo espacio dedicado a las víctimas de violencia de género, donde se ha colocado una placa sobre una piedra rodeada de flores de gazania y pensamientos y se ha plantado un árbol de la especie Koelreuteria paniculata, más conocido como jabonero de la china o árbol de los farolillos.

Para el consistorio, los poderes públicos no pueden ser "ajenos" a la violencia de género y, por ello, el Ayuntamiento ha querido dejar constancia de "la firme intención" de trabajar por estos derechos con la plantación de un árbol "que formará para siempre parte de la ciudad".

También ha habido concentraciones en Huesca y Teruel; convocadas por otros ayuntamientos de la comunidad, la Universidad o los sindicatos.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD