18-11-2020 / 20:50 h EFE

Un estudio liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha analizado 3.741 huesos pertenecientes a vertebrados muertos recientemente en el Parque Nacional de Doñana para comprender mejor el modo de formación del registro fósil.

El trabajo, que se publica en la revista Plos One, se suma a otros realizados en lugares como el Parque Nacional de Amboseli (Kenia) o el Parque Nacional de Yellowstone (Estados Unidos).

Según los datos recopilados en Doñana, el margen de la laguna y el río podrían convertirse en yacimientos fosilíferos futuros.

El CSIC informa en una nota de prensa que durante cinco semanas de trabajo de campo (repartidas entre 2017 y 2018) se hallaron un total de 3.741 huesos pertenecientes a 341 individuos.

La especie más representada en el Parque Nacional de Doñana fue el ciervo común (Cervus elaphus), aunque existen variaciones si se analizan los distintos hábitats de manera independiente. Y el hábitat con mayor número de restos es el alcornocal, cerca de la aldea de El Rocío.

Los científicos observaron que los restos esqueléticos del Parque presentan, en general, una buena preservación, con poca fragmentación.

"Consideramos que esto se debe al bajo número de depredadores de gran tamaño presentes en la zona. Los lobos fueron eliminados de este entorno en la década de los años 50 del siglo XX por lo que los vertebrados analizados en este estudio no cuentan con depredadores naturales", señala Soledad Domingo, quien lidera este trabajo.

Investigadora en la Estación Biológica de Doñana cuando se realizó el trabajo y actualmente en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Domingo añade que, si bien se ha observado mayor incidencia de la fragmentación de los restos y de las marcas de mordedura en los hábitats de monte, pinar y pradera, estas modificaciones se asocian, fundamentalmente, a animales carroñeros como el jabalí.

Este tipo de estudios también permite plantear qué hábitat tiene más posibilidades de dar lugar en el futuro a un yacimiento fosilífero en el Parque Nacional de Doñana.

Tres factores son importantes para responder a esto: que haya abundancia de restos, que estos no estén muy fragmentados y que se esté dando el proceso de enterramiento en dicho hábitat, apunta la científica.

Así, el margen de la laguna y el del río del parque son los dos hábitats que muestran mayor potencial, ya que cumplen los tres factores.

La conclusión del estudio coincide con lo que se observa en el registro fósil de vertebrados, donde muchos yacimientos se dan en sedimentos que correspondieron en el pasado a entornos lacustres y fluviales.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD