06-11-2020 / 12:40 h EFE

La Escuela de Waterpolo Zaragoza visita este sábado la agridulce piscina del C.N. Mataró que debe servir como test para los próximos partidos contra rivales que van a luchar con el conjunto zaragozano por evitar el descenso.

Debido a las restricciones impuestas por la covid-19 en Cataluña el partido se jugará en su piscina cubierta de 25 metros, una piscina de sensación agridulce para la EWZ.

Dulce porque allí el grupo de jugadoras que logró el ascenso a División de Honor disputó varios partidos amistosos con el Mataró cuando ambos luchaban por ascender a la Primera división en los primeros años de este siglo.

Y también piscina de amargo recuerdo porque en ella se perdió con dicho club un partido de promoción en el primer año en División de Honor que llevó al descenso aunque al año siguiente se recuperó la categoría que se ha mantenido hasta ahora.

El devenir de los años ha hecho que el Mataró luche por revalidar el título que logró la pasada temporada mientras que la EWZ lo hace por no perder la categoría.

El partido del sábado será el último test para las jugadoras del equipo aragonés antes de afrontar dos partidos claves de su Liga ante el Concepción madrileño y el Rubí catalán.

El equipo espera mantener el nivel de entrega que ha ofrecido en sus dos primeros encuentros, algo mejor contra el Terrassa y un poco menos eficaz ante el Sant Andreu, y ofrecer un buen partido ante un exigente rival.

El partido, correspondiente a la tercera jornada de Liga de la División de Honor femenina, se disputa este sábado, a partir de las 13.00 horas, en la piscina del C.N. Mataró.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD