30-10-2020 / 14:52 h EFE

El veredicto del jurado en el juicio contra María Jesús M., Maje, y Salvador R., su amante, por el asesinato de Antonio Navarro, el marido de ella, responderá a una pregunta simple, centrada en si él, que ha reconocido ser el autor de las puñaladas mortales, actuó por su propia iniciativa o "de común acuerdo" con ella.

El tribunal del jurado ha celebrado este viernes la jornada final del juicio que ha discurrido en las últimas dos semanas en la Audiencia de Valencia; el jurado ha comenzado su deliberación tras conocer las preguntas a las que deberá responder, considerando probados o no determinados hechos. Maje defiende su inocencia.

Antonio Navarro murió asesinado a puñaladas propinadas por la espalda y sorpresivamente en la mañana del 16 de agosto de 2017, cuando se disponía a entrar en su coche para dirigirse a su trabajo. Salvador ha confesado ser la persona que le esperó, escondido en las sombras en el garaje de su vivienda en la calle Calamocha del barrio valenciano de Patraix, para matarle sin darle oportunidad de defenderse.

Las preguntas que se le han formulado al jurado, nueve en total, son muy simples, pues se centran una disyuntiva básica: si Salvador, de común acuerdo con Maje, planificó y ejecutó el crimen, o si, por el contrario, apuñaló a Antonio siguiendo su propia iniciativa.

El jurado deliberará ininterrumpidamente hasta llegar a una conclusión. Una vez resuelta la pregunta central, se decidirán otras cuestiones colaterales, buena parte de las cuales se derivan de ella. Así, por ejemplo, se cuestiona si están probadas circunstancias favorables a Salvador que puedan considerarse atenuantes.

El magistrado presidente del tribunal ha explicado esta mañana al jurado, en el acto en el que les ha entregado el objeto del veredicto, algunas cuestiones jurídicas que deberán tener en cuenta.

Entre ellas figura la necesidad de que expliquen por qué consideran probado o no un hecho favorable o desfavorable para los acusados. Una decisión desfavorable requiere una mayoría más abultada (siete votos) que una favorable (cinco votos de miembros del jurado). Una falta de motivación podría conducir a la nulidad, ha recordado el magistrado.

La clave del proceso ha sido cuál fue la participación de ella, tanto durante las sesiones del juicio como en el veredicto. Las pruebas a este respecto han sido lo fundamental en las sala de vistas, amén de otras colaterales como la herencia o las infidelidades de Maje.

En este sentido, es fundamental el asunto de la llave del garaje, un sótano al que se accede por una sola puerta, para abrir la cual, pues no fue forzada el día del crimen, resulta necesaria. Salvador la tenía, y también información sobre el horario, identificación del coche de la víctima, plaza de garaje y otros aspectos. La duda es cómo alcanzó esos medios.

La emotiva declaración autoinculpatoria de Salvador, confesando que mató a Antonio manipulado por Maje, de la que estaba enamorado, con ayuda imprescindible de ella, fue contradicha por la de Maje, más fría, que lo negó todo.

La defensa de Salvador pide una condena de siete años y medio por aplicación de atenuantes. El fiscal y la acusación particular piden penas de 22 o 25 años para ella, y 18 y 16 años de cárcel para él, respectivamente. La defensa de Maje pide su absolución.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD