30-10-2020 / 14:40 h EFE

Los tres grandes grupos de aerolíneas europeas perdieron en los nueves primeros meses del año 15.806 millones de euros, frente a unos beneficios de 3.664 millones en esos meses de 2019, un descalabro que refleja con claridad el impacto del parón de la actividad para hacer frente a la pandemia.

Las cuentas de los tres mayores grupos europeos (IAG, Air France-KLM y Lufthansa) acusan con fuerza el práctico cierre de los cielos entre marzo y mayo y la reactivación de la pandemia a partir de agosto, después de un atisbo de esperanza en junio-julio.

El resultado es desolador: operativa bajo mínimos (un 30 % de los vuelos del año pasado en el mejor de los casos), ingresos diezmados, reducciones de empleo, deuda creciente y débiles posiciones de liquidez para todas ellas.

AYUDAS PÚBLICAS POR CASI 20.000 MILLONES

Los efectos son algo más livianos para Air France-KLM (a la que los Gobiernos de Francia y Holanda han inyectado 10.000 millones) y para Lufthansa, que ha recibido 9.000 millones de los Gobiernos de Alemania, Suiza, Austria y Bélgica para apoyar a sus aerolíneas integradas en este grupo.

No es el caso de IAG -formado por Iberia, British Airways, Aer Lingus, Vueling y Level- que de momento no ha recibido fondos ni del Gobierno español ni del británico, más allá de los avales de ICO español o de la Coronavirus Corporate Finance Facility (CCFF) del Reino Unido.

AIR FRANCE-KLM, A LA CABEZA DE LAS PÉRDIDAS

Las pérdidas más abultadas son las del grupo Air France-KLM (en el que se integra también la línea regional Hop!), que se deja en los nueve primeros meses del año 6.078 millones de euros, frente a unos beneficios de 135 millones en ese periodo de 2019. Raquíticos, pero beneficios.

Le sigue el grupo IAG, que cerró septiembre con pérdidas de 5.567 millones de euros, cuando en los nueve primeros meses de 2019 se había anotado beneficios por 1.814 millones de euros.

Lufthansa -consorcio, al que pertenecen Lufthansa, Eurowings, las suizas Swiss y Edelweiss, Austrian Airlines y Brussels Airlines- consignó un deterioro de sus resultados de 4.161 millones de euros, frente a unos beneficios de 1.715 millones de euros entre enero y septiembre de 2019.

PLANTILLAS A LA BAJA

Algunas de las compañías han aplicado ya recortes de plantillas: 5.000 personas en el caso de la alianza Air France-KLM, a los que seguirán otros 5.000 adicionales en la línea holandesa y 8.500 más en la francesa.

Lufthansa, con 130.000 empleados en todo el mundo, preve recortar más de los 22.000 que había anunciado inicialmente.

British Airways y Aer Lingus han comunicado el despido de 10.000 personas. Iberia por el momento no ha llevado a cabo despidos pero este mismo viernes el consejero delegado de IAG, Luis Gallego, habló de buscar "alternativas" una vez que finalice en enero el plazo de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que han permitido mantener los puestos de trabajo.

DEUDA AL ALZA

Todas ellas han visto, además, aumentada su deuda, reflejo de las necesidades financieras por la ausencia de ingresos: en Lufthansa pasó de 6.662 millones a cierre de 2019 a 8.930 millones al finalizar septiembre.

En Air France-KLM la deuda subió en 3.161 millones, hasta 9.308 millones, y en IAG avanzó desde los 7.571 millones de final del año pasado a 11.096 millones al terminar este septiembre.

Igualmente se ha resentido la posición de liquidez: Lufthansa cuenta con 10.100 millones, pero 9.000 millones proceden de las ayudas gubernamentales y ya ha gastado 2.700 millones.

Air France dispone de 12.400 millones, pero 10.000 de ellos son los fondos aportados por los Gobiernos francés y holandés, e IAG tiene 6.660 millones, que suben a 9.300 si se suman los 2.750 millones de la ampliación de capital que ha recibido este mes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD