26-10-2020 / 13:50 h EFE

La Audiencia de Girona ha absuelto al controlador de acceso de una discoteca de Lloret de Mar que se enfrentaba a nueve años de prisión acusado de violar a una turista el 15 de agosto del 2017, ya que no ha quedado probado que las relaciones no fueron consentidas.

Ahora, la sentencia de la sección tercera, de la que ha sido ponente el magistrado Manuel Marcello, da la razón a la defensa, que reclamaba la libertad del procesado al apreciar "gran cantidad de contradicciones" en el testimonio de la mujer.

El tribunal considera probado que, la madrugada de los hechos, “la víctima fue a casa del procesado en Salt y, una vez allí, mantuvieron relaciones sexuales”.

Al respecto, señala que “no ha quedado probado" que fueran "sin la anuencia de la víctima, ni que el acusado hubiese hecho uso de violencia o intimidación sobre esta última para la consecución del acceso carnal”.

El magistrado recuerda que, en casos como éste en que la única prueba de cargo es la declaración de la supuesta agredida, se requerirá no sólo que ésta supere el “test de credibilidad”, sino también el de “veracidad” y que su declaración "no supera ninguno de los parámetros jurisprudenciales antes mentados”.

Así, recoge el escrito que “la principal razón que lleva al tribunal a no conceder crédito a la declaración de la chica es la importante cantidad de contradicciones y lagunas evidenciadas".

Se cita tanto la que prestó ante la policía como ante el juez y en el juicio para afirmar que “privan de virtualidad incriminatoria al relato acusatorio sostenido por el fiscal”.

Destaca la sentencia que “hasta sorprende al tribunal que aparezcan tantas discordancias entre las distintas versiones que dio la víctima de un hecho tan simple”, a lo que se suma la falta de corroboración por pruebas periféricas tanto de los forenses que la examinaron como de una prima suya con la que se encontraba en Lloret de Mar.

Los hechos que se juzgaron el pasado 15 de octubre se iniciaron la madrugada del 14 al 15 de agosto en una discoteca de esta localidad gerundense donde la denunciante pasaba unos días de vacaciones con su familia.

La supuesta víctima, su prima y una amiga estuvieron en ese local hasta las 05.00 horas y, cuando salieron a la calle, la primera se dio cuenta de que había perdido el móvil y fue a decírselo al controlador de acceso.

Sostuvo el procesado que se ofreció a ayudarla y estuvieron buscando mientras las acompañantes esperaban fuera y, al no encontrar el teléfono, le ofreció ir hasta su casa en Salt para utilizar un sistema de geolocalización que tenía en el ordenador.

La víctima aceptó la propuesta y subió al coche del acusado, pero las versiones difieren al llegar al piso, ya que el acusado relata que tuvieron relaciones consentidas y, en cambio, la mujer, que declaró a puerta cerrada, aseguró que la obligó a mantenerlas.

Tras la supuesta violación, la llevó a la estación de tren de Girona, donde tomó un taxi para volver al apartamento donde estaba con su familia.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD