20-10-2020 / 17:40 h EFE

El proyecto "A-puerta" de la Confederación de Asociaciones Vecinales de Cataluña (CONFAVC), que busca empoderar a quienes padecen vulnerabilidad energética para que gestionen y reduzcan sus facturas de suministros, se ha extendido al barrio Rocafonda de Mataró, donde ya está en marcha.

Según un comunicado de la entidad, un total de diez "picapuertas", vecinos del mismo barrio que los afectados, asesoran y aconsejan a quienes sufren pobreza energética gracias a esta iniciativa, que prevé desplegarse hasta diciembre en hasta 500 viviendas del municipio.

Se trata de personas contratadas para ir puerta por puerta y aconsejar y dotar de recursos a los vecinos sobre cómo realizar un consumo energético responsable, adecuar sus hogares al frío y al calor con soluciones de bajo coste o entender y reducir sus facturas de suministros básicos.

Los "picapuertas" son personas referentes y conocidas del barrio, de diferentes orígenes y etnias, representativas de la diversidad del lugar en el que actúan y que han sido contratadas por 25 horas semanales tras recibir una formación de la CONFAVC.

Además del asesoramiento, los "picapuertas" también podrán acompañar a quienes lo necesiten a las oficinas de suministros básicos para ayudarlos en las gestiones.

Las visitas se llevan a cabo siguiendo las medidas de seguridad, desde la puerta, y la entrada en las viviendas suele ser muy excepcional por la pandemia.

Actualmente, el proyecto "A-puerta" se está desplegando en los barrios barceloneses de Ciudad Meridiana, Torre Baró y Vallbona y en el de Can Puiggener de Sabadell.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD