26-09-2020 / 14:40 h EFE

El Acunsa Gipuzkoa Basket volverá a ejercer de anfitrión fuera de su feudo, en este caso en Burgos, en el partido que juega el domingo como local ante el San Pablo debido a las obras en su pabellón donostiarra, lo que no será excusa para buscar un triunfo tras las buenas sensaciones de su debut ante el Real Madrid.

No se puede poner las cosas más complicadas para el equipo de Marcelo Nicola, que montó un equipo contra reloj tras conocer que GBC sería miembro de pleno derecho de la ACB este verano, pero no tiene pabellón para albergar sus partidos en San Sebastián, lo que le obliga a peregrinar por canchas vecinas -la pasada semana fue Miribilla en Bilbao- para adecuarse a las normativa de la competición.

Nicola, ajeno a todo ello, ha diseñado un buen equipo, con centímetros y lanzamiento exterior como hacía años no se veía en San Sebastián y ahora, contra un conjunto que no es el Real Madrid, tratará de demostrar su nivel entre la clase media de la Liga Endesa.

Willian Magarity el espigado alero sueco, del que su entrenador ha augurado que puede ser una de las sorpresas de la temporada, es su principal recurso tras sus grandes minutos ante el Madrid, partido en el que fue el más valorado y ahora confía en darle continuidad a ese buen juego para cumplir el augurio de su técnico.

El partido parece abocado a un duelo entre tiradores de larga distancia, ya que también Burgos tiene esa virtud, y los vascos pierden en la rotación a su especialista defensivo Mikel Motos, que se recupera de una lesión fibrilar.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD