24-09-2020 / 19:41 h EFE

La Audiencia de Cantabria ha condenado a siete años de cárcel a un joven que arrolló con su vehículo a otro, con el que había discutido el día antes, y al que pasó por encima con el coche, en el aparcamiento de la playa del Camello, de Santander, y se sonrió tras los hechos diciendo que no estaba preocupado porque "tenía seguro".

En una sentencia que no es firme, dictada el 20 de julio, la Audiencia considera a este hombre autor de un delito de homicidio en grado de tentativa, por el que también le condena a no aproximarse en ocho años a la víctima a menos de 300 metros ni a ningún lugar que frecuente.

La resolución condena, además, al hombre a indemnizar a la víctima, con la responsabilidad directa de su aseguradora, con 143.582,808 euros más los intereses devengados y al Servicio Cántabro de Salud por la atención médica que tuvo que recibir el joven, que estuvo ingresado en la UCI y necesitó más de 400 días para curarse de las heridas que le provocó el atropello.

Los hechos se produjeron en mayo de 2017 cuando el condenado, B.A.G., accedió con su vehículo al aparcamiento de la playa del Camello donde estaba la víctimas con otros amigos, comunes a ambos.

El condenado y la víctima habían mantenido una discusión el día anterior por lo que éste último se acercó al vehículo para hablar con B.A.G. y cuando se fue, el hombre cogió el vehículo, aceleró, se introdujo en la zona del aparcamiento y atropelló con el coche a la víctima.

La víctima se golpeó con la parte izquierda de la luna del vehículo, que se rompió, y al caer al suelo el conductor le pasó por encima con el coche mientras, según los testigos -varios amigos de ambos jóvenes-, se sonreía.

La sentencia de la Audiencia de Cantabria considera que la versión de la víctima y de varios de los testigos de que así fueron los hechos fue "uniforme, creíble y verosímil a lo largo de toda la causa", además de estar apoyada por los informes de los peritos y de los agentes de la Policía Local que acudieron tras el suceso y que vieron la tranquilidad con la que respondió y actuó después de lo sucedido el condenado.

"Nos sitúa sin ningún género de dudas ante una acción eminentemente dolosa protagonizada por el condenado", afirma el tribunal.

La Audiencia de Cantabria apunta la "capacidad lesiva" del vehículo con un "motor de potente cilindrada" que llevaba el condenado y su "actitud de desprecio hacia la vida" del joven, ya que señala que los testigos coinciden en que sonreía mientras aceleraba después de arrollar al hombre y sus palabras tras los hechos fueron que tenía seguro.

El tribunal rechaza también la petición de la defensa del condenado de apreciar una circunstancia atenuante por dilaciones indebidas de la causa, ya que la Audiencia señala que "no se ha producido ningún tipo de paralización" y la instrucción se ha practicado de "forma incesante".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD