23-09-2020 / 18:30 h EFE

El Gobierno de Navarra y la Generalitat de Cataluña compartirán muestras de ADN de sus respectivos bancos para la identificación de personas desaparecidas durante la Guerra Civil y la dictadura franquista.

Además, desde el objetivo común de promoción y recuperación de la memoria, ambas instituciones compartirán exposiciones e impulsarán conjuntamente acciones para reparar, dignificar y reconocer a las víctimas de la represión franquista.

Así lo ha indicado el Gobierno Foral en el marco de la firma de un convenio de colaboración entre el Instituto Navarro de la Memoria y el Memorial Democràtic, que tiene como objeto impulsar conjuntamente acciones de reparación, reconocimiento, divulgación y puesta en común de muestras de los bancos de ADN.

El acuerdo ha sido suscrito por la consejera de Relaciones Ciudadanas del Gobierno foral, Ana Ollo, y la consejera de Justicia de la Generalitat de Cataluña, Ester Capella, en un acto celebrado en la sede del Memorial Democràtic en Barcelona.

En opinión de la consejera Ollo, el convenio firmado “es un paso más hacia el impulso de políticas públicas de memoria ambiciosas, dirigidas, en última instancia, a la restauración de los valores por los que fueron represaliadas las víctimas del franquismo, la libertad, la igualdad, la justicia, la equidad, la solidaridad o los derechos de los pueblos”.

La Generalitat, ha dicho Ollo, "fue un modelo a seguir cuando en 2015 emprendimos el camino de la memoria; en estos momentos, fruto de nuestro compromiso real y firme con la memoria de las víctimas, estamos en disposición de aportar experiencias que pueden, sin duda, enriquecer aún más el trabajo que ambos territorios estamos impulsando, encaminados al conocimiento riguroso de lo sucedido".

"Un conocimiento al que deben ser permeables las nuevas generaciones a través de nuestras Escuelas con Memoria si de construir una nueva sociedad se trata", ha continuado Ollo, quien ha sostenido que el acuerdo “no hace más que reforzar el impulso y la voluntad del Gobierno de Navarra y de la Generalitat por consolidar una sociedad que huya de la desmemoria, una sociedad más justa, más ética y más democrática”.

Desde que comenzó a impulsar políticas públicas de memoria en 2015, el Gobierno Foral ha abierto 49 de las más de 200 fosas que están documentadas. En este tiempo, se han recuperado los restos de 121 personas y se han recogido 250 muestras de ADN de familiares de víctimas. Gracias a la apertura de fosas y el banco de ADN, Navarra ya ha identificado los restos de 24 personas.

Por su parte, la Generalitat de Cataluña ha abierto 31 fosas distribuidas en todo su territorio. El Plan de fosas se puso en marcha el año 2017 y durante este tiempo ha recuperado 308 víctimas y de todas ellas ha podido poner nombres y apellidos a 8 personas gracias al Programa de identificación genética, que cruza los perfiles genéticos de familiares de víctimas y con los de restos localizados en las fosas.

Durante la mañana, Ollo, junto con la directora general de Memoria Democrática Gemma Domenech y el director del Memorial Democràtic Jordi Font, han visitado dos lugares inscritos dentro de la red de espacios de memoria de la Generalitat de Cataluña: los búnkeres del Turó de la Rovira y el Fossar de la Pedrera

El primero recuerda las baterías antiaéreas creadas durante la Guerra Civil y que han sido recuperados y convertidos en lugares de transmisión de valores de paz y de convivencia y el segundo es un espacio memorial construido en una de las principales fosas comunes de Cataluña y en la que podría haber enterrados una treintena de navarros víctimas de la represión franquista.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD