14-09-2020 / 15:31 h EFE

Javier Ledo, el acusado de matar a la gijonesa Paz Fernández que se enfrenta a una condena de hasta 25 años de prisión, ha negado este lunes su autoría al afirmar que la muerte fue accidental, aunque ha admitido que arrojó el cadáver al pantano de Arbón (Navia) porque tuvo "miedo".

En su declaración durante la primera jornada del juicio con tribunal de jurado, el acusado ha dicho que la mujer, con la que tenía una relación "de amistad", se cayó por las escaleras de su casa tras haber estado bebiendo durante la jornada del 13 de febrero de 2018.

Ledo, que ha respondido solo a las preguntas de su defensa, ha relatado que tras hallar a la mujer a los pies de la escalera tendida y sin pulso tuvo miedo y pensó en suicidarse pero finalmente decidió trasladar el cuerpo hasta un puente en Arbón para arrojarlo al pantano.

En la primera de las cinco jornadas del juicio, Ledo ha asegurado que, aquella noche, la mujer intentó robarle un sobre con 500 euros que tenía en la cocina de su domicilio, donde la había invitado a cenar.

Según ha declarado, al percatarse de que le faltaba el sobre le pidió que le diera el bolso, discutieron y la mujer cayó escaleras abajo donde la encontró tendida y sin pulso.

El testimonio del acusado contradice las versiones de la Fiscalía, la Abogacía del Estado y la acusación particular, que consideran que Ledo golpeó en la cabeza a la mujer con un objeto contundente hasta matarla.

La Fiscalía y la Abogacía del Estado califican los hechos como homicidio agravado por desprecio de género, mientras que las acusaciones particulares los consideran asesinato al apreciar alevosía.

Medio centenar de personas convocadas por la plataforma feminista Libres y combativas se han concentrado esta mañana a las puertas del Palacio de Justicia de Gijón para exigir una condena por asesinato.

El Ministerio Púbico y la Abogacía del Estado, que interviene en este caso al tratarse de violencia machista, piden una condena de 15 años de cárcel y diez de libertad vigilada, así como el pago de indemnizaciones que suman 260.000 euros.

Las dos acusaciones particulares que ejercitan la madre, las hermanas y las hijas de la fallecida solicitan una pena de 25 años de prisión y el pago de indemnizaciones de 130.000 euros.

Paz fue vista con vida por última vez el 13 de febrero de 2018 en un bar de Navia junto a Ledo, con el que según las acusaciones había mantenido una relación afectiva y con el que se había citado esa noche para cenar en la casa del acusado.

Según la Fiscalía y los abogados de las acusaciones, cuando ambos estaban en el domicilio la mujer recibió un mensaje en su teléfono móvil de su entonces pareja, lo que motivó el inicio de una fuerte discusión.

Ledo habría recriminado a la mujer que se hubiera quedado con parte del dinero que guardaba y seguidamente cogió un rodillo de cocina con el que golpeó a Paz en la cara, en los brazos y en la cabeza.

A continuación, envolvió el cadáver en una manta, lo introdujo en el coche de la propia víctima y lo trasladó hasta Arbón para arrojarlo desde un puente al arroyo de La Pontiga.

El cuerpo fue hallado el 6 de marzo y Ledo fue detenido tres días más tarde, aunque en los días previos a su arrestó concedió varias entrevistas a medios de comunicación en las que intentaba desviar las sospechas.

La Fiscalía y las acusaciones han destacado que el relato que hizo el acusado esta mañana en la Sección Octava de la Audiencia Provincial contradice en algunos aspectos lo que ha declarado en la instrucción y en el acto de reconstrucción de los hechos.

El juicio continuará mañana martes a partir de las 10.00 horas con el testimonio de testigos, peritos y agentes que intervinieron en el caso hasta el viernes en el que se prevé comience a deliberar el jurado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD