08-09-2020 / 14:19 h EFE

La economía andaluza experimentó una reducción intertrimestral del Producto Interior Bruto (PIB) del 20,8 % en el segundo trimestre de 2020, más de dos puntos que la estimación del INE para el PIB español, lo que sitúa la contracción interanual para ese trimestre en el 24,5 %, superior a la estimada para España por el INE (22,1 %).

Así se refleja en el informe del Observatorio Económico de Andalucía (IOEA), remitido a Efe, que cita datos recogidos por el Indicador Sintético de Actividad de Andalucía del Observatorio Económico de Andalucía (IOEA), donde se refleja que las medidas adoptadas para controlar la expansión de la pandemia se concentraron con mayor duración en el segundo trimestre del año, “desplomando a niveles inéditos la actividad económica a escala mundial”.

De esta forma, el informe indica que el confinamiento de la población en Andalucía, al igual que en el resto de España, tuvo su mayor impacto sobre la contracción de la actividad y la destrucción de empleo en los meses de abril, fundamentalmente, y mayo, que se corresponden con los meses de mayor actividad económica de la región, debido al hecho diferencial que suponen las fiestas de primavera en su aportación al PIB anual.

La gradual retirada de las restricciones a la movilidad y a la actividad a partir de mayo determinó una cierta recuperación de la economía en este mes y en junio, lo que no evitó que el desplome de la actividad en el conjunto del trimestre fuera más intenso en Andalucía, que redujo el empleo a mayor ritmo que en España, provocando una disminución de renta y la brusca reducción del consumo de los hogares.

Uno de los factores de la caída fue que el mercado de trabajo en Andalucía acusó con intensidad las medidas adoptadas para la contención, con una caída de la ocupación respecto al igual período del año anterior, -7,2 % según la EPA, que superó a la media nacional y supuso la destrucción de 227.000 empleos.

El Observatorio destaca que la población desempleada disminuyó en el mismo período (-5,6 % en tasa interanual), lo que se explica por el inédito aumento de la población inactiva y por el acogimiento a Expedientes de Regulación de Temporal de Empleo (ERTE) de trabajadores afectados por la pandemia, además de los autónomos acogidos a las prestaciones extraordinarias por cese de actividad.

El número de inactivos aumentó con intensidad en la región (10,9 % respecto de igual período de 2019), l”o que se explica por las dificultades para buscar empleo por el confinamiento y las limita- ciones de acceso a las oficinas de empleo, por lo que 325.000 personas más que el año anterior fueron consideradas como inactivas y, por tanto, no contempladas como población desempleada”.

Además, el consumo de los no residentes se limitó a unos pocos días de junio, con el consecuente desplome de los indicadores y la práctica desaparición del turismo extranjero.

Todos los sectores no primarios registraron una reducción brusca de la actividad, fundamentalmente la construcción y la industria, y aunque algunas actividades de servicios pudieron mantener la actividad por ser de naturaleza esencial, las medidas de control de la pandemia afectaron con mayor intensidad a las actividades vinculadas a las relaciones sociales y a la movilidad, especialmente la hostelería, el comercio, las actividades artísticas, recreativas y los transportes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD