27-08-2020 / 11:01 h EFE

Los pacientes con daño pulmonar grave a causa de la covid-19 tienen un mayor riesgo de sufrir un ictus, según un estudio llevado a cabo por médicos del Hospital Vall d'Hebron, que han hecho un seguimiento de 2.050 pacientes durante dos meses.

El estudio, que publica la revista 'Journal of Stroke and Cerebrovascular Diseases', ha comprobado que la covid-19 no aumenta el riesgo de ictus cuando no existe daño pulmonar grave y que los pacientes con coronavirus e ictus provocado por oclusión de grandes vasos sanguíneos y tratado mediante trombectomía presentan mayor mortalidad que los pacientes que sufren un ictus y reciben el mismo tratamiento pero no tienen covid.

El trabajo también ha concluido que este aumento del riesgo de ictus no sucede en pacientes con covid-19 sin daño pulmonar grave, quienes tienen el mismo riesgo de ictus que el resto de la población.

El estudio se llevó a cabo entre los meses de marzo y abril, dos meses en que los médicos siguieron a enfermos hospitalizados y comprobaron que la infección por SARS-CoV-2 se relaciona, en muchos pacientes, con la aparición de trombosis, especialmente tromboembolismos pulmonares que pueden llevar a complicaciones graves e incluso la muerte.

Para entender específicamente el riesgo que supone la covid-19 para la aparición de ictus isquémico, que es el provocado por trombos en el cerebro, los profesionales de la Unidad de Ictus de Vall d’Hebron hicieron seguimiento de 2.050 pacientes que ingresaron en el hospital durante los dos meses de duración del estudio.

Entre el total de pacientes incluidos en el estudio, 21 sufrieron un ictus isquémico, pero no en todos los casos los investigadores encontraron relación entre la covid-19 y el ictus, ya que en 12 de ellos se halló alguno de los factores de riesgo para el ictus más habituales en la población general, como tabaquismo, niveles altos de colesterol o presión arterial elevada.

Seis de los pacientes que sufrieron un ictus no presentaban ninguno de los factores de riesgo asociados habitualmente y el resto de los pacientes fallecieron antes de poder establecer el origen del ictus.

"En estos seis pacientes, sin factores de riesgo y cuyo ictus relacionamos con la covid-19, existía un daño pulmonar grave que requería ventilación mecánica. Por tanto, el estudio demuestra que en los pacientes con covid-19, el riesgo de sufrir un ictus solo aumenta si sufren daño pulmonar grave", ha explicado Manuel Requena, médico de la Unidad de Ictus del Hospital Universitario Vall d’Hebron, investigador del grupo de Investigación en Ictus del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) y primer autor del estudio.

Según Requena, este hallazgo concuerda con el resultado de estudios previos que relacionan este tipo de daño en los pulmones, así como la infección por diversas bacterias y virus, con la aparición de síntomas neurológicos y en particular con el ictus.

De esta forma, el virus SARS-CoV-2 seguiría el mismo comportamiento que otros virus.

Requena ha insistido en que "la mayoría de los pacientes con covid-19 no presentan un daño pulmonar grave. Y en estos casos hemos comprobado que el riesgo de ictus no aumenta".

El especialista también ha explicado que el estudio demuestra que los pacientes con covid que sufren un ictus provocado por la obstrucción de grandes vasos sanguíneos y son tratados mediante trombectomia, el tratamiento de referencia, tienen un peor pronóstico y una mayor mortalidad que aquellos que no tienen infección.

"La peor evolución clínica de estos pacientes podría deberse al daño pulmonar asociado a la covid-19, que provocaría que llegara menos oxígeno al cerebro y que, por lo tanto, el tratamiento contra el ictus no fuera tan eficaz", ha concluido Requena.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD