17-08-2020 / 19:09 h EFE

El incendio forestal que se inició el pasado sábado en Lober de Aliste (Zamora) tiene su origen "en causas antrópicas", relacionadas de forma directa con la actividad humana, según han informado este lunes a Efe fuentes del operativo de extinción de incendios.

Dichas fuentes han apuntado a la mano del hombre como causante del incendio, aunque no han querido precisar si puede deberse a una negligencia o a un fuego intencionado, por estar aún la investigación sin cerrar aunque sí encauzada hacia una de esas dos hipótesis.

Lo que sí se ha descartado es la posibilidad de que el incendio pudiera deberse a una línea eléctrica o a un rayo, que son otras de las causas que figuran entre las más comunes de incendios forestales.

El fuego, el más grande en lo que va de verano en España con más de dos mil hectáreas quemadas, comenzó en terrenos del término de Lober próximos al de Samir de los Caños, en una zona de sembrados, praderas y monte bajo, según ha precisado por su parte a EFE el alcalde de Gallegos del Río, al que pertenece Lober, Pascual Blanco.

El máximo responsable municipal ha indicado que los servicios de extinción aún se encuentran en el lugar y en la jornada de este lunes un helicóptero ha refrescado con agua una de las zonas del incendio, que sigue activo, aunque sin llama.

Blanco ha puesto de relieve el trabajo realizado por los vecinos de Domez para evitar que el fuego llegara en las primeras horas al casco urbano, ya que si no es por ellos, que utilizaron tractores, mochilas de agua y ramas para hacer frente a las llamas, "se hubiera quemado el pueblo", ha asegurado.

Él mismo, como vecino de Domez, participó en esos trabajos surgidos de la colaboración vecinal para evitar que el fuego entrara en el pueblo.

Pese a ello, en Domez ardieron una nave ganadera de la que se logró antes sacar al ganado y una casa abandonada utilizada como almacén, mientras que en la localidad vecina de Vegalatrave se quemó un chozo usado para guardar aperos y otra nave ganadera.

En la defensa de esa última también se quemó un camión autobomba de incendios que tenía su base en Ferreras de Abajo.

En el incendio, según el balance realizado este lunes, han trabajado hasta 446 efectivos de extinción de las Administraciones autonómica, central y local.

También han trabajado diecinueve aeronaves, 12 técnicos, 25 agentes medioambientales, 35 cuadrillas, 20 vehículos autobomba y 10 retenes de maquinaria.

El incendio, que está previsto que baje al nivel mínimo de peligrosidad a lo largo de este lunes, es el que ha quemado mayor superficie en 2020 en España y uno de los siete registrados como grandes incendios, por superar las 500 hectáreas carbonizadas.

Por detrás de él se sitúan en importancia por número de hectáreas el fuego de San Millao, en el municipio de Cualedro (Orense), declarado el pasado 29 de julio y que quemó más de 1.500 hectáreas y el del 2 de agosto de Robledo de Chavela (Madrid), que superó las mil hectáreas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD