10-08-2020 / 17:19 h EFE

El importante aumento de la migración irregular de argelinos a España y la creciente inseguridad en el Sahel centraron la visita oficial que el ministro español de Interior, Fernando Grande-Marlaska, realizó hoy a Argel, la tercera en apenas dos años.

La visita comenzó apenas una horas después de que Salvamento Marítimo en España anunciara la interceptación en 26 varones argelinos que navegan a la deriva en dos pateras a unas 30 millas náuticas de la costa de Almería, una provincia que se encuentra a apenas 200 kilómetros al norte de Argelia y al día siguiente de que un presunto grupo yihadista matara a seis ciudadanos franceses y a sus dos guías nigerinos en las proximidades de una reserva de jirafas situada a unos 50 kilómetros al sur de Niamey, la capital de Níger, camino de la frontera con Burkina Faso, uno de los países donde más se ha desarrollado la amenaza yihadista en el último año.

Grande-Marlaska dijo que él y su colega argelino del Interior, Kamel Beldjoud, pusieron de manifiesto "lo importante del trabajo de coordinación y cooperación entre Europa y Argelia y el norte de África en el sentido de la lucha contra el terrorismo".

En este sentido, Grande-Marlaska dijo que ambos manifestaron su "compromiso con Niger, con el conjunto del Sahel, en la lucha contra todas las organizaciones, la criminalidad organizada", así como su pésame "tanto a Niger como a la República francesa".

"Lo importante", afirmó, es "el compromiso de todos los países en el marco de la Unión Europea, en el marco del norte de África y en el Sahel de luchar contra la criminalidad organizada que está realmente asentada".

UNA FRONTERA FRÁGIL Y POROSA

La Unión Europea, y en particular Francia, ha expresado su preocupación por la situación que se vive en la frontera sur de Argelia, un amplio territorio desértico que se ha convertido en el último año en una de las principales rutas de la migración irregular subsahariana y en la que actúan con facilidad mafias dedicadas igualmente al tráfico ilegal de armas y combustible y organizaciones yihadistas.

En especial son significativas las áreas que lindan con el norte de Malí y el noroeste de Níger, que están fuera de control de los gobiernos de los respectivos países y donde se ha asentado el "Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes" , una organización regional fundada en 2017 por el cabecilla tribal Iyad ag Ghali que incluye a milicias vinculadas a la organización terrorista Estado Islámico.

El poder y la influencia del "Grupo de Apoyo" se ha extendido también a la zona norte de Burkina Faso, colindante con Níger, que igualmente esta fuera del control del gobierno burkinés y a la frontera con Libia, asimismo bajo el control de tribus tuareg y tubu que mantienen una difícil relación con el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) sostenido por la ONU en Trípoli.

A principios de este año, un combate entre unidades del Ejército argelino y una milicia asentada al sur de la ciudad de Tamanrasset, la mayor ciudad meridional de Argelia, concluyó con la muerte de dos yihadistas y ocho uniformados.

AUMENTO DE LA MIGRACIÓN ARGELINA

Además de la lucha contra el terrorismo en el Sahel y la migración irregular subsahariana, que desde Argelia se desvía a Marruecos y Libia, Grande-Marlaska, que fue recibido por el presidente argelino, Abdelmedjid Tebboune, también analizó con Beldjoud el incremento de la migración irregular de ciudadanos argelinos, hasta convertirse en la la primera nacionalidad de los que llegan a Europa.

"Hoy tuve la oportunidad de intercambiar puntos de vista sobre seguridad, pero también discutimos el tema de la inmigración ilegal. Argelia sufre este problema y busca potencial financiero y humano importante para combatir este fenómeno", aseguró Beldjoud.

"Hemos hablado además sobre los oportunistas que trafican con drogas y la necesidad de intensificar esfuerzos e intercambiar información para combatirlos", añadió.

Según datos recogidos por diversaS ONG, el 55% de los 4.916 migrantes irregulares que han llegado a España a travÉs del Mediterráneo son argelinos.

GRAVE CRISIS ECONÓMICA Y SOCIAL EN ARGELIA

La principal razón de esta huída en la grave crisis económica y social que padece el país desde que en 2014 se desplomó el precio del petróleo y el gas, que supone el 95 por ciento de las exportaciones de un país que carece de tejido industrial sólido, con una agricultura muy precaria y un sistema económico sostenido en las subsidios del estado.

La crisis se agudizó en febrero de 2019 tras el estallido del movimiento de protesta ciudadana "Hirak", que durante quince meses salió cada martes y cada sábado de forma masiva a las calles para pedir la caída del régimen militar que domina el país desde la independencia de Francia en 1962.

El movimiento, que logró la dimisión del histórico presidente Abdelaziz Buteflika, quedó interrumpido en marzo a consecuencia de las restricciones para contener la pandemia de la COVID-19, que ha causado oficialmente más de 33.000 contagios y 1.302 muertos, y que ha deteriorado aún más la estabilidad del país.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD