09-08-2020 / 14:20 h EFE

El Día de Cantabria en Cabezón de la Sal se ha convertido este año en un homenaje a la solidaridad y al comportamiento de los cántabros durante la pandemia en un acto sin apenas público marcado por las medidas sanitarias en el que no ha habido discursos, ni tradiciones.

Durante el acto, al que han acudido autoridades de la región y parte de la corporación municipal, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha descubierto el monolito que se ha dedicado a todos los cántabros por su "ejemplar" comportamiento durante la crisis sanitaria del coronavirus.

"Al pueblo de Cantabria por su compromiso y solidaridad durante la pandemia COVID-19" es lo que aparece escrito en este monolito en memoria de este "difícil" momento que ha vivido la región y el país.

"Llegar aquí a Cabezón de la Sal esta mañana como hago desde hace 54 años a las 9.30 horas y ver el pueblo prácticamente vacío y un acto donde otros años está aquí muchísima gente, pues todo eso te genera una sensación de tristeza comparándolo con años anteriores donde esta es la fiesta más popular y de más arraigo que tenemos en la región", ha asegurado Revilla.

A pesar de las circunstancias que han acompañado a la celebración del Día de Cantabria, Cabezón de la Sal ha vuelto a reivindicar que el municipio es la "cuna de la Cantabria moderna" y de la actual comunidad autónoma.

Se trata de un día "simbólico" para la región porque significa el reconocimiento al origen de la autonomía. En 1979 en Cabezón se solicitó por primera vez que Cantabria fuese una comunidad española uniprovincial, una reivindicación que después fue secundada por 87 ayuntamientos de Cantabria y que dio origen a algo ya "irreversible para siempre", que era recuperar el nombre de Cantabria y ser una comunidad en igualdad de condiciones con el resto de autonomías del Estado español.

Revilla ha destacado que la región es defensora de sus raíces y tradiciones pero también "fiel" a la unidad nacional, que "siempre ha sido una característica de esta tierra".

Por eso, ha explicado, no se ha renunciado a celebrar este acto "tan importante", una tradición que simboliza esa identidad diferenciadora de los pueblos de España, pero al mismo tiempo la unidad de todos ellos con la elevación de la banderas de todos los territorios autonómicos de España, así como el izado de la bandera española y cántabra.

"Hoy nos congregamos un año más de una forma diferente en cuanto a formato pero invariable en cuanto a su espíritu. Seguimos reivindicando nuestras raíces, nuestra cultura, nuestra forma de ser y estar en el mundo. Somos cántabros y por ello destilamos orgullo por nuestros poros en cualquier rincón del mundo", ha asegurado el alcalde de Cabezón de la Sal, Víctor Reinoso.

El alcalde ha destacado que Cantabria es un pueblo "tremendamente solidario" forjado a sí mismo y que "no se cree más que nadie pero tampoco menos".

Reinoso ha asegurado que la sociedad cántabra ha dado ejemplo durante la "cruda realidad" de la pandemia y que es "muestra fiel de la fraternidad de todos los cántabros" por lo que este Día de Cantabria se ha dedicado a seguir reivindicando la identidad de la región y a exaltar el compromiso y solidaridad del pueblo de Cantabria durante la pandemia.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD