05-08-2020 / 21:30 h EFE

Los sindicatos educativos critican que el protocolo de organización para el próximo curso en Cantabria no recoge bajada de la ratio en las aulas ni prevé suficiente refuerzo docente, y lamentan que la Consejería no ha tenido en cuenta ninguna de sus aportaciones.

Las organizaciones sindicales creen, en general, que el protocolo se centra en las medidas básicas higiénico-sanitarias dejando todo "en manos" de los planes de contingencia de los centros.

Este miércoles se ha celebrado una Mesa Sectorial de Personal Docente, en la que se ha presentado a las organizaciones sindicales el protocolo general de organización de la actividad educativa para el próximo curso, de aplicación hasta el final de la crisis sanitaria.

De acuerdo con el protocolo, cada centro educativo ha de tener su plan de contingencia.

Sindicatos educativos consultados por Efe ven "insuficiente" las medidas de este protocolo y lamentan que, pese a haber estado semanas preparando aportaciones, no se recoja ninguna de ellas.

También creen que el documento "carece de concreciones" y, entre otros aspectos, cuestionan que se mantenga la ratio en 25 alumnos por aula en Infantil y Primaria, y que no haya un refuerzo docente suficiente.

El cupo de contratación de docentes, a su entender, no bastaría teniendo en cuenta que "hay centros que están a reventar".

"En cualquier actividad o negocio no se permite que entre tanta gente como antes, y cuando eso se está haciendo a todos los niveles resulta que en Educación tenemos el mismo aforo o ratio que en un año normal", critica uno de los sindicatos de la Mesa Sectorial.

Los sindicatos pedían un esfuerzo, sobre todo, para centros "más masificados" y que creen que van a tener más problemas para cumplir con la norma de distancia.

"No es ni mucho menos el esfuerzo que esperábamos para el Gobierno de Cantabria", destacan los sindicatos, que lamentan que el criterio sea "que los centros se organicen como buenamente puedan".

"ENTORNO SEGURO"

El protocolo se basa en "un entorno escolar seguro" y por eso establece la necesidad de medidas de higiene y de especial protección frente a la COVID-19, para minimizar al máximo el riesgo.

Se establecen tres escenarios: el de nueva normalidad, con enseñanza presencial y medidas higiénico-sanitarias, un escenario intermedio, que obligue a una organización flexible que suponga alternar la actividad presencial y no presencial, y un tercer escenario que sería de nuevo confinamiento sin clases presenciales.

El protocolo recoge la figura del coordinador COVID-19 del centro, que será la persona de referencia y que mantendrá la interlocución con la Consejería en estos temas.

Y establece que la organización de los centros ha de establecerse con la limitación de contactos, la higiene de manos como medida "básica", la ventilación frecuente de los espacios y su desinfección, y una gestión de adecuada y precoz con la aparición de cada caso.

Además, se señala el uso obligatorio generalizado de la mascarilla para el alumnado a partir Primaria, el profesorado y todo el personal del centro educativo, teniendo en cuenta las excepciones que se establezcan en cada momento por las recomendaciones, normas y resoluciones sanitarias.

Todos los centros educativos dispondrán de mascarillas para el profesorado y personal del centro.

El alumnado deberá portar su mascarilla y, en los casos debidamente justificados, el centro proporcionará una mascarilla a los alumnos que no la lleven, según el protocolo.

De forma general, el uso de la mascarilla no será recomendable en menores de 3 años y personas con dificultad respiratoria o discapacidad.

Como norma general, el alumnado no compartirá objetos y, si en algún caso resulta inevitable, habrán de extremarse las medidas de higiene y prevención.

En las aulas de dos años, el segundo ciclo de Educación Infantil (tres, cuatro y cinco años) y Educación Primaria (primero, segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto) se fomentará la creación de grupos estables de alumnado.

Se reducirá, en la medida de lo posible, la entrada de personal ajeno en los recintos escolares y cada centro habrá de llevar un registro diario de las personas que accedan (empresas suministradoras o proveedores, por ejemplo).

CASOS SOSPECHOSOS

El protocolo también recoge que no podrán acceder al centro los estudiantes, docentes y otros profesionales que presenten fiebre o cualquier síntoma de sospecha de enfermedad, o que estén en aislamiento por diagnóstico de COVID-19 (casos confirmados) y no hayan finalizado el periodo de aislamiento requerido por la autoridad sanitaria.

Tampoco podrán acceder al centro quienes se encuentren en período de cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto estrecho con alguna persona con síntomas o diagnosticada.

Además, los padres o tutores deben alertar al centro y a las autoridades sanitarias si alguien en su hogar ha sido diagnosticado con COVID-19 y mantener a su hijo en casa.

Ante la sospecha de síntomas de la enfermedad se debe avisar a la familia para que recojan al alumno. Y si algún trabajador del centro presenta síntomas de la enfermedad, deberá acudir a su domicilio y seguir las mismas recomendaciones.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD