25-07-2020 / 16:30 h EFE

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el alcalde de Lleida, Miquel Pueyo, han protagonizado este sábado un rifirrafe público por la gestión de los rebrotes de la COVID-19 en la comarca leridana del Segrià.

A principios de julio, el Govern anunció el confinamiento del Segrià, una decisión que para Pueyo, según ha reconocido en una entrevista en La Vanguardia, "fue un golpe muy duro".

Pueyo ha explicado que en ese momento transmitió su "irritación" al conseller de Interior, Miquel Buch, y a la consellera de Salud, Alba Vergés, al considerar que "una ciudad de 140.000 habitantes ha de ser consultada" antes de tomarse una decisión de ese calibre.

"Buch y Vergés vinieron a Lleida porque una decisión como esta no puede anunciarse en Barcelona. Todavía hoy creo que era el presidente de la Generalitat el que había de dar la cara ante los leridanos. Yo lo pedí pero no quiso o no pudo", ha asegurado.

Desde Twitter, Torra se ha hecho eco de estas afirmaciones y las ha desmentido: "Lamento enormemente estas declaraciones del alcalde de Lleida, sin ningún fundamento de verdad".

"Como presidente, no entraré en polémicas de bajos vuelos. Toda la ciudadanía sabe que mi única prioridad es salvar vidas y futuros de todos los ciudadanos del país. Y así seguiré", ha apostillado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD