22-07-2020 / 20:00 h EFE

La Ciudad Autónoma de Melilla ha cerrado el último trimestre con un periodo medio de pago de 29,7 días a pesar del "atasco monumental" de facturas atrasadas que tiene de la anterior legislatura, que cerró en junio del 2019 con más de 31 millones de euros pendientes de pago.

En rueda de prensa, la consejera de Hacienda, Empleo y Comercio, Dunia Almansouri, ha explicado que, en concreto, había facturas por un montante total de 16,4 millones de euros que estaban dentro del periodo legal para poder pagarlas, mientras que otros 14,7 millones de euros ya no se encontraban en ese periodo.

Se trata de "cantidades tremendas" que "suponen un quebranto a los proveedores" por parte de la Ciudad Autónoma, de ahí que "el primer paso" que se ha dado desde el Gobierno para "desatascar la situación" ha sido conformar la cuenta 413, si bien ha avanzado que solo se podrán abonar 1,5 millones de euros en esa cuenta.

Esta "desagradable sorpresa", en palabras de Almansouri, se debe a que solo hay 600 facturas que están "en condiciones" de poder ser abonadas, que ascienden a esos 1,5 millones de euros, de manera que la Ciudad Autónoma se encuentra "en una situación bastante alejada de la situación óptima" en el pago a todos los proveedores.

Ante este panorama, la consejera ha asegurado que el Gobierno melillense buscará "todas las fórmulas legales" para poder satisfacer "de alguna forma" esos pagos atrasados, y ha señalado directamente a la "mala praxis" del anterior Ejecutivo como causante de este problema.

No en vano, ha indicado que solo en el área de Festejos, la Ciudad Autónoma tiene 800 facturas de proveedores atrasadas, lo que supone "un problema bastante importante".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD