17-07-2020 / 9:31: h EFE

Los nuevos contagios diarios por la COVID-19 continúan superando el millar en Filipinas e Indonesia, excepciones entre los países del Sudeste Asiático, región en la que la pandemia parece estar bajo control por el momento.

En Filipinas, donde las primeras infecciones se detectaron ya en enero, la curva de contagios no se ha contenido pese a haber aplicado uno de los confinamientos más largos y estrictos del mundo, de más de cuatro meses en Manila y Cebú, las dos principales ciudades del país y donde los hospitales vuelven a estar saturados con pacientes de COVID-19.

El país superó el jueves la brecha de los 60.000 contagios, una cifra que los estudios más pesimistas pronosticaban alcanzar en agosto, al sumar unos 2.500 nuevos casos diarios -entre las cotas más altas de la pandemia-, mientras que el total de muertes asciende a 1.643.

Desde el miércoles, gran parte de Filipinas está en fases avanzadas de desconfinamiento -aunque ninguna ha llegado a la "nueva normalidad"-, pero las regiones más pobladas, incluyendo la capital de 13 millones de habitantes, se quedaron estancadas en una fase intermedia que permite la reanudación paulatina de la actividad económica pero todavía restringe los movimientos entre provincias.

Expertos de la Universidad de Filipinas advirtieron hoy del riesgo de tener que retroceder en el desconfinamiento de Manila, ya que el ratio de expansión del coronavirus es ahora del 1,7 % en la capital, el más alto del país hasta la fecha, y señalaron que a ese ritmo la curva no se podrá frenar hasta septiembre.

Aunque el país ha aumentado su capacidad de diagnótico, con unas 20.000 pruebas diarias, solo 987.200 personas han sido sometidas a los test, menos del 1 % de la población en un país de 108 millones de habitantes, una deficiencia que dificulta una respuesta efectiva.

MEDIDAS A DIFERENTES VELOCIDADES EN INDONESIA

Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo con 270 millones de habitantes, ha implantado medidas sanitarias para combatir la pandemia a diferentes velocidades a lo largo del enorme archipiélago compuesto por más de 17.000 islas, lo que se está mostrando ineficaz.

Este jueves, el país registró 1.574 nuevos infectados con la COVID-19 y 76 muertos -el segundo mayor registro de fallecidos al día-, y ya supera desde el inicio de la pandemia los 81.600 casos confirmados y 3.873 fallecidos.

El director del departamento para Prevención y Control de Enfermedades, Achmad Yurianto, dijo en una rueda de prensa que los nuevos contagios se deben a la mala circulación del aire en oficinas y a la escasa disciplina entre la población en el uso de mascarillas, el distanciamiento físico y la higiene.

Con un número relativamente bajo de pruebas por habitante para detectar el virus, el país no ha estado en ningún momento bajo un confinamiento a escala nacional y solo algunos barrios de Yakarta, con un área metropolitana habitada por 31,6 millones de personas, han vivido una cuarentena de dos meses.

El Gobierno indonesio del presidente Joko Widodo también impuso la suspensión de viajes interprovinciales durante el mes sagrado musulmán del ramadán para evitar el éxodo anual y la consiguiente propagación del virus, aunque la aplicación de la medida fue bastante laxa y finalmente se permitieron ciertos desplazamientos.

Esta semana, Widodo instó a las autoridades a duplicar los test de la COVID-19 hasta alcanzar los 30.000 al día.

BAJOS NÚMEROS DE NUEVOS INFECTADOS

A excepción de estos dos países, las naciones del Sudeste de Asia han logrado mantener un número bajo de infectados o aplacar la curva de contagios a través de medidas más drásticas.

Vietnam, uno de los países que mejor ha gestionado la pandemia, no cuenta con fallecidos en su territorio, donde llevan más de 90 días sin registrar contagios locales; mientras en Tailandia, donde tampoco se registran infectados locales desde hace casi dos meses, los casos alcanzan los 3.236.

Singapur, donde se impuso un férreo confinamiento obligatorio al igual que en Malasia, logró que descendieran los casos gracias a los test masivos y el rastreo mediante aplicaciones móviles, pero las infecciones se multiplicaron en los barracones donde están confinados los trabajadores extranjeros no cualificados y ahora sobrepasan las 47.000.

Por su parte, los casos en Birmania (Myanmar), Brunéi, Camboya y Laos no alcanzan el millar en conjunto y sus gobiernos aseguran tener el virus bajo control, a pesar de sus precarias instalaciones sanitarias y la escasez de pruebas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD