16-07-2020 / 13:31 h EFE

La Cambra de Comerç de Barcelona ha empeorado sus previsiones de crecimiento económico para este año y prevé una caída del PIB del 10,3 %, que podría llegar al 13 % en caso de un segundo rebrote de la pandemia que obligase a tomar medidas estrictas de confinamiento y restricciones de movilidad.

En mayo, la entidad contaba con unas previsiones en las que el PIB catalán caería entre un 7,3 % y un 10,1 % este año por el coronavirus, en función de la efectividad de las políticas públicas.

Para 2021, se prevé una mejora de la actividad, con un crecimiento del 6,4 %, pese a que será insuficiente para recuperar toda la caída de este año y la entidad prevé que, a finales del 2021, el nivel del PIB de Cataluña estará todavía un 5 % por debajo del de 2019.

En estas circunstancias, el presidente de la Cambra de Barcelona, Joan Canadell, ha pedido a las administraciones una "estrategia clara y contundente" para controlar la pandemia que evite cerrar áreas, lo que afecta a la economía y provoca cancelaciones turísticas.

Ha puesto como ejemplo que los últimos rebrotes en el Segrià y L'Hospitalet han provocado "importantes cancelaciones" de turistas en Barcelona, que lidera la recuperación de reservas a nivel internacional.

Por ello, ha querido dar "un tirón de orejas" a la administración para que "se ponga las pilas" para controlar la pandemia.

Según las previsiones de la Cambra, en 2020, se podrían perder en Cataluña unos 235.000 puestos de trabajo, de los que 164.000 se podría recuperar en 2021.

En Cataluña, el 50 % de los trabajadores que a finales de abril estaban incluidos en un ERTE ya se han incorporado a su trabajo, pero en el caso de los sectores de agencias de viajes, transporte y hostelería este porcentaje es solo del 20 %.

Las estimaciones de la Cambra apuntan a que el PIB catalán habría caído un 16,6 % en el segundo trimestre de 2020 respecto al primero, debido al confinamiento y la parálisis de buena parte de la actividad productiva.

En el tercer trimestre, la recuperación de la movilidad y la reapertura gradual de las actividades de las empresas, daría un incremento del PIB del 9,4 %.

En términos interanuales, la caía en el segundo trimestre se estimaba en el 20,9 % y, en el tercero, del 11,8 %, lo que confirmaría que la economía "tocó fondo" en el segundo trimestre.

La reanudación de la normalidad se está produciendo a diferentes velocidades según los sectores y, mientras la construcción y una parte de la industria y los servicios, se están recuperando con rapidez, la hostelería, la restauración, el transporte y los espectáculos están teniendo una recuperación "mucho más lenta de lo previsto hace tres meses" y explica el empeoramiento de las previsiones económicas.

El número de asalariados efectivos, descontando los ERTE, en junio era un 18,2 % menos que en junio de 2019, y se está recuperando lentamente después de tocar fondo en abril, con un descenso del 27,4 %.

Desde el inicio de la crisis de la COVID-19 han cerrado en Cataluña 18.846 empresas, la mayoría de las cuales son microempresas.

Pese a estas previsiones, Canadell ha querido lanzar un mensaje de "optimismo" si se hacen las cosas "bien", porque cree que "lo peor ya ha pasado" y, en los próximos meses, la economía ya comenzará a repuntar.

Ha asegurado que para salir de la crisis es necesario "controlar la pandemia" e invertir bien el dinero para la recuperación, en especial, el que va a llegar de Europa y destinarlo a proyectos que ayuden a estimular la economía y mejorar su competitividad.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD