15-07-2020 / 16:40 h EFE

Azerbaiyán y Armenia viven hoy una jornada de relativa calma después de tres días de enfrentamientos en la frontera que se han saldado con más de quince muertos en ambos países.

"No hemos registrado incidentes y bombardeos contra objetivos concretos", dijo Shushan Stepanyan, portavoz del Ministerio de Defensa de Armenia.

Según Stepanyan, la situación en la frontera se encuentra "bajo el pleno control" de las fuerzas armenias.

También constataron la reducción de las tensiones en la frontera en Bakú, donde negaron la necesidad de anunciar una movilización militar después de una serie de mítines en el país para exigir acciones militares contra Armenia.

Los participantes en esos actos, que también tuvieron lugar fuera de Azerbaiyán, coreaban eslóganes como "(Nagorno) Karabaj es nuestro" o "Viva el Ejército".

Efectivos antidisturbios de la policía azerbaiyana desalojaron esta mañana a un grupo de manifestantes que irrumpió en la sede del Parlamento de Azerbaiyán para reclamar una respuesta contundente a Armenia por los incidentes en la frontera común.

El suceso en el Parlamento se produjo al término de una marcha de una 5.000 personas por la calles de Bakú de apoyo al ejército y para demandar una "movilización general".

Las tensiones fronterizas entre Azerbaiyán y Armenia estallaron el domingo con unos choques armados que han hecho temer la reanudación de la guerra entre ambas antiguas repúblicas soviéticas.

Los incidentes han tenido lugar principalmente en un sector fronterizo situado a unos 280 kilómetros al norte del territorio separatista de Nagorno Karabaj, cuya soberanía enfrenta a Armenia y Azerbaiyán desde 1988.

La parte azerbaiyana ha informado de 12 muertos en los enfrentamientos, uno de ellos civil, mientras que Armenia ha reconocido cuatro muertos y diez heridos en su filas.

Según dijo a Efe el analista militar georgiano Vajtang Maisaya, sin una mediación internacional "oportuna y efectiva" el conflicto en la frontera azerbaiyano-armenia podría desembocar en una "guerra de gran escala".

El experto recordó que Turquía ya ha expresado su apoyo incondicional a Azerbaiyán, mientras que Armenia forma parte de un bloque militar liderado por Rusia, que a su vez estaría obligado a estudiar cómo ayudar a uno de sus miembros si las tensiones no amainan.

"Así estaríamos ante un conflicto regional", apuntó Maisaya.

El conflicto armenio-azerbaiyano se remonta a los tiempos de la Unión Soviética, cuando a finales de la pasada década de los años ochenta el territorio azerbaiyano de Nagorno Karabaj, poblado mayoritariamente por armenios, pidió su incorporación a la vecina Armenia, tras lo cual estalló una guerra que causó unos 25.000 muertos.

Al término de los combates, las fuerzas armenias se hicieron con el control del Karabaj y también ocuparon vastos territorios azerbaiyanos, que llaman "franja de seguridad", para unirlo a Armenia.

Azerbaiyán sostiene que la solución al conflicto con Armenia pasa necesariamente por la liberación de los territorios ocupados, demanda que ha sido respaldada por varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Armenia, por su parte, apoya el derecho a la autodeterminación de Nagorno Karabaj y aboga por la participación de los representantes del territorio separatista en las negociaciones sobre el arreglo del conflicto.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD