09-07-2020 / 15:31 h EFE

"Nada es diferente después de todo" es un título "un poquito filosófico", pero que resume de forma perfecta la nueva novela de la escritora pamplonesa Txaro Begué, que "quería dar visibilidad, rostro y voz" a las mujeres romanas para mostrar que, a pesar del tiempo transcurrido, muchas cosas no han cambiado.

Según cuenta Begué en una entrevista con Efe, esta historia surgió a raíz de unos proyectos que realizaba junto a la Sociedad de Ciencias Aranzadi en antiguos yacimientos romanos de Navarra, que le hicieron preguntarse por qué "se hablaba siempre de los personajes masculinos pero nada de las mujeres".

Se conoce tan poco sobre la figura de la mujer romana, que Begué admite que ha tenido "muchas dificultades" a la hora de buscar documentación al respecto y por ello, al tratarse de una historia de ficción, ha "tirado de invención" para superar la falta de datos y así configurar la personalidad y el carácter de sus personajes.

"Nada es diferente después de todo" es un viaje entre el pasado y el presente, desde Roma hasta el poblado de Iturissa, en el prepirineo navarro, en el que tres personajes hablan en primera persona sobre temas como la trata de personas, la esclavitud sexual o la falta de dignidad de la mujer.

Por este motivo, su autora no tiene reparos en admitir que es una novela "dura", en la que se habla de violencia, sobre todo en el ámbito de la prostitución, principalmente conformado por mujeres muy pobres que trabajaban "en las peores condiciones".

Pero ese es tan solo "un tipo de mujer" -la que, según Begué, viene "arrastrada" por el patriarcado de su marido o de su dueño-, pero no es el único, ya que, en función de la clase social, las mujeres podían obtener un mayor reconocimiento como en el caso de las "libertas", tras comprar su libertad.

"La prostitución hay que verla en clave de libertad", porque, si no la hay, estamos hablando de esclavitud. Así de tajante se muestra Begué, que se define a sí misma como "abolicionista" y en contra de la explotación sexual y la trata de personas.

Ambos temas siguen candentes incluso 2.000 años después, por lo que admite que, en ese sentido, la sociedad no ha cambiado porque "el tráfico de mujeres que se ven obligadas a ejercer la prostitución" todavía existe y, por ello, el libro propone un debate en este aspecto al final de la historia.

La novela, que comienza con una dedicatoria a todas las mujeres, está escrita en primera persona y Begué explica que ha intentado ponerse "en la piel de ellas" y compartir "sus sentimientos, sus emociones, la amistad, el odio y la venganza" aunque sin hacer ningún juicio.

"Lo que puede enganchar a la gente es que se podrán identificar todavía hoy en el siglo XXI con todas las mujeres de la historia" como la arqueóloga o la niña, las cuales "no tienen nombre", o con la fuerza, la valentía y el empeño de la esclava Anipe (hija del Nilo).

Begué, autora de otras dos novelas (Dominique, 2012; y 20 voces, 2015), presentará y "desentrañará" presencialmente su nueva obra este jueves 9 de julio, en la que será la segunda actividad con público de la XV Semana Romana de Cascante que comenzó el pasado 26 de junio y se extenderá hasta septiembre.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD