29-06-2020 / 17:10 h EFE

Un equipo internacional de científicos ha devuelto durante ocho meses la vista a ratas ciegas gracias a una retina artificial que se inyecta en el ojo, una nueva prótesis basada en nanopartículas que ha permitido a estos roedores volver a ver sin necesidad de una operación.

El equipo de investigadores, en el que participa la Universidad de Granada, ha desarrollado una nueva prótesis de retina artificial que se puede inyectar en el ojo, un importante hallazgo que publica hoy lunes la revista NatureNanotechnology.

El proyecto lo han desarrollado investigadores del Centre for Synaptic Neuroscience and Technology del Centre for Nano Science and Technology de Génova (Italia) en colaboración con científicos de las universidades de Granada, Pisa, Génova y Milán, y de hospitales de Génova, Negrar y Mantova.

En la investigación también ha participado Mattia Bramini, del Istituto Italiano di Tecnologia y actualmente investigador Marie Curie-Athenea3i en la Universidad de Granada.

Las distrofias retinianas hereditarias y la degeneración macular relacionada con la edad, que se encuentran entre las causas más frecuentes de ceguera, siguen teniendo tratamientos limitados, con prótesis retinianas diseñadas para estimular la red interna, pero con una aplicación limitada.

En este trabajo, los investigadores han demostrado cómo nanopartículas de polímero conjugado pueden mediar la estimulación evocada por la luz de las neuronas retinianas y rescatar las funciones visuales de las ratas ciegas a las que se les inyectan.

"En el modelo estudiado, las nanopartículas promueven la activación dependiente de la luz de las neuronas retinianas internas preservadas, recuperando respuestas visuales en ausencia de inflamación de la retina", ha explicado el investigador Bramini, que ha añadido que las nanopartículas proporcionan una nueva vía en prótesis con aplicaciones potenciales en retinitis pigmentosa y en casos de degeneración macular relacionados con la edad.

Una primera ventaja de la nueva solución es una mayor resolución espacial comparada con las prótesis bidimensionales existentes.

Estas nanopartículas son 300 veces más pequeñas que el diámetro de un cabello, por lo que pueden permanecer extracelulares a las neuronas y mantener una alta biocompatibilidad.

Cuando son microinyectadas en el ojo de las ratas ciegas, las nanopartículas se distribuyen de manera amplia y persistente en todo el espacio sin que se produzcan reacciones inflamatorias señalables y, después de una sola inyección, rescatan el comportamiento fisiológico de la retina a la luz, la actividad de la corteza visual y agudeza visual con un efecto en ratas de hasta 8 meses.

En este escenario, las nanopartículas representan el primer intento de rescatar la sensibilidad y la discriminación espacial en las retinas degeneradas en respuesta a la luz visible y aunque con el modelo animal no se puede demostrar el cambio en la agudeza visual, es al menos igual a lo mejor que existía hasta ahora.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD