22-06-2020 / 17:21 h EFE

La crisis de la COVID-19 ha castigado más a la mujer tanto en términos de trabajo, al sobrecargarla más que al hombre, como en ingresos, al reducirlos en mayor proporción que a este, según un informe del departamento de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda de la Generalitat.

El informe concluye, a partir de una encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO) y de otros sondeos y estudios recientes, que "la presión a la cual han estado sometidas las familias (por el aumento de la carga doméstica y familiar, y el teletrabajo) ha sido "más intensa" en el caso de las mujeres.

Para explicar esa mayor sobrecarga, el informe se remite a una encuesta del CEO de mediados de abril que revela que "durante el confinamiento han sido preferentemente las madres las que se han ocupado de la educación de los hijos".

Aunque diversos sondeos también ponen de manifiesto que ha habido un "ligero" reequilibrio en el reparto de las tareas del hogar entre hombres y mujeres en el confinamiento, las mujeres siguen soportando "la mayor parte" de las tareas, y los hombres han aumentado su implicación en tareas que comportan salir de casa, como ir a comprar, según un estudio reciente citado por este informe.

Y la situación ha sido especialmente difícil en el caso de las familias monoparentales, ya que un 7,9 % de las mujeres vivían solas con sus hijos, un porcentaje que se rebaja a la mitad en caso de los hombres, apunta el informe.

El caso extremo son las mujeres maltratadas que han tenido que encerrarse en casa con su agresor, y como muestra de la gravedad de esta situación el informe destaca que el Institut Català de les Dones recibió un 88 % más de llamadas entre 16 de marzo y el 30 de abril, al pasar de 26 a 47 llamadas diarias.

"No solo se observa que las mujeres se quedan más en casa que los hombres teletrabajando, sino que también son más las mujeres las que están en casa sin un trabajo remunerado", constata el informe, que alerta de que aunque el teletrabajo puede ser una herramienta útil para "contribuir a reducir la brecha de género", también puede generar el efecto contrario.

"Hasta que las familias no puedan llevar a los hijos al colegio es posible que sean las madres las que soliciten de manera más extensiva medidas como la reducción de la jornada o el teletrabajo para facilitar la conciliación. En el peor de los casos, incluso podrían verse obligadas a dejar sus trabajos o a dejar de progresar en sus puestos de trabajo. Esto pondría en riesgo el progreso que se ha hecho en la igualdad de género", advierte el informe.

Es por ello por lo que el informe recomienda a la administración, en este caso a la estatal, que establezca "permisos de maternidad y paternidad por coronavirus", que deberían tener "la misma duración y ser intransferibles, para que no sean las mujeres las mayoritariamente tengan que abandonar el trabajo temporalmente", apunta.

Esa encuesta del CEO citada por el informe también pone de manifiesto que la crisis ha afectado económicamente más a las mujeres que a los hombres, ya que un 45,2 % de las mujeres encuestadas aseguran que se habían reducido los ingresos de su hogar, por un 37 % en caso de los hombres, y un 10,7 % de las mujeres declaraban que durante el último mes su situación había empeorado mucho, frente a un 8,6 % de los hombres.

En cambio, no está claro aún el efecto de la crisis en términos de despidos, apunta la directora general de Análisis Económica, Marta Curto.

Y es que, con datos hasta finales de abril, los ERE temporales habían afectado algo más a los hombres (52,1 %) que a las mujeres (47,9 %) en Cataluña, pero el informe alerta de que hay sectores como el del comercio minorista, con un 62,2 % de mujeres empleadas, que "puede ser que no se recupere del todo".

El informe también recuerda la problemática de las empleadas domésticas en situación administrativa irregular, que al trabajar en la "economía informal" han perdido su trabajo durante el confinamiento, sin que ello les permitiera tampoco tener ayudas de la administración.

Por esta razón, el informe defiende la necesidad de regularizar la situación administrativa de estas personas y de facilitar medidas de protección social para colectivos con dificultades como este, como las madres que están solas con hijos a cargo o las mujeres maltratadas.

Otra de las recomendaciones de este análisis es la de facilitar tanto el teletrabajo como la adaptación de la jornada laboral y la flexibilidad horaria, todo ello para tener jornadas laborales más compactadas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD