17-06-2020 / 11:41 h EFE

kok, 17 jun (EFECOM).- Tras años de debate, el Sudeste Asiático ha empezado a obligar a las grandes tecnológicas a declarar impuestos al consumo por la venta de productos y servicios en la región, donde se estima que la economía digital alcance los 300.000 millones de dólares en 2025.

Hasta hace poco, empresas como Google, Facebook, Amazon o Netflix no tenían la obligación de reclamar impuestos indirectos a sus clientes en el sureste de Asia debido principalmente a que no tienen residencia física o fiscal donde se realizan las ventas.

Tailandia ha sido el último país de la región en aprobar un proyecto de ley para aplicar un 7 % de IVA (impuesto sobre el valor añadido) a las ventas de las empresas y plataformas digitales no residentes en el país, con lo que se espera recaudar anualmente unos 3.000 millones de bat (96 millones de dólares/ 85 millones de euros).

SIN OBLIGACIÓN DE DECLARAR

La norma se aplicará a las compañías sin residencia en el país pero que ganen anualmente en Tailandia más de 1.800 millones de bat (unos 57.000 dólares/ 51.000 euros) e incluirá el comercio electrónico, el vídeo bajo demanda y el alquiler de hoteles en línea, entre otros servicios.

Hasta ahora, solo las empresas con presencia física en territorio tailandés tenían la obligación de cobrar el IVA a los consumidores.

Tras las pérdidas económicas y los paquetes de ayuda millonarios aprobados por la COVID-19, Tailandia y otros países de la región esperan que estos nuevos impuestos indirectos ayuden a sanear las arcas estatales.

La viceportavoz del Gobierno tailandés, Ratchada Thanadirek, indicó a Efe que la tramitación de la ley en el Parlamento puede durar entre unos meses y un año, y que la intención es que entre en vigor en 2021.

CRÍTICAS DE LAS MULTINACIONALES

No obstante, la propuesta ha sido criticado por la Coalición de Internet en Asia (AIC, en inglés), una asociación patronal que incluye a multinacionales digitales como Google, Facebook, Airbnb, Grab, Line y Booking.

"La AIC teme que esta propuesta de ley provocará un aumento de los costes para los consumidores tailandeses y dañará a las pymes tailandesas que dependen de las plataformas globales para hacer negocios", indicó en un comunicado Jeff Paine, director gerente de AIC.

La AIC también ha mostrado sus dudas sobre una iniciativa similar pero con un 10 % del IVA en Indonesia, el mayor mercado de la región, con 267 millones de habitantes.

Singapur, que empezó a cobrar impuestos al consumo digitales a las grandes tecnológicas el pasado enero, espera recaudar anualmente 90 millones de dólares singapurenses (65,5 millones de dólares / 57,2 millones de euros).

Mientras que Malasia, que también comenzó a cobrar un tributo similar en enero, aspira a recibir anualmente 2.400 millones de ríngit (560 millones de dólares/ 496 millones de euros).

IMPUESTOS DIGITALES

"El propósito de los impuestos al consumo es gravar donde se produce el consumo", indicó a Efe la economista de Tax Foundation y profesora en la Universidad de Navarra (España), Cristina Enache.

La experta precisó que estos impuestos digitales son "una ampliación neutral de la base impositiva", por lo que le parecen preferibles a otras iniciativas que buscan gravar los ingresos por los servicios digitales.

Vietnam y Filipinas también buscan la forma de recaudar impuestos al consumo por las ventas de las grandes tecnológicas en la región, que cuenta con 360 millones de usuarios de internet, algo más de la mitad de la población total.

Este tipo de impuesto al consumo digital "en destino" se cobra ya desde hace años en la Unión Europea, Corea del Sur y Nueva Zelanda, mientras que otros países lo han adoptado más recientemente como México, Chile y Colombia.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD