12-06-2020 / 13:13 h EFE

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado la condena de cuatro años de cárcel a un hombre que abusó de una amiga de su hijo que sufría un grado de discapacidad psíquica del 65 %, lo que la hacía "crédula e infantil" y, por tanto, "fácilmente manipulable".

En la sentencia, fechada el 3 de junio y a la que ha tenido acceso Efe, la Sala de lo Civil y lo Penal del TSJA ratifica la dictada el 13 de junio de 2019 por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla, que condenó a M.P.M. por abusos sexuales con acceso carnal y le impuso cinco años de libertad vigilada, la prohibición de acercarse a menos de 300 metros o comunicar con la víctima durante ocho años y el pago de 4.000 euros de indemnización.

La Audiencia consideró probado que la víctima padecía un trastorno obsesivo compulsivo y personalidad psicógena, así como un nivel de inteligencia límite, por lo que tenía "un conocimiento y maduración sexual pobres, asimilables a una menor de edad", con "falta de conciencia de peligro e intensa curiosidad por temas sexuales", lo cual la hacía "fácilmente manipulable".

Amiga del hijo del acusado desde 2006 o 2007, visitaba "con frecuencia" su casa y trató a sus padres "en numerosas ocasiones", por lo que el encausado no sólo conocía su discapacidad, sino que recibió de su hijo el consejo de que "tuviera cuidado y no le hiciera nada" a la joven.

Los hechos ocurrieron en la mañana del 18 de septiembre de 2016, cuando la víctima, de 25 años, acudió al domicilio del procesado, que tenía 52, y le pidió que le enseñara el dormitorio del hijo.

"Con el solo propósito de satisfacer su deseo sexual y consciente de que las limitaciones psíquicas" de la joven "le permitirían llevarlo a cabo", el encausado empezó a tocarla, por lo que la víctima le preguntó "si le atraía y sí sería capaz de 'cornear' a su esposa", a lo que el hombre "respondió afirmativamente" antes de consumar el acto pese a la negativa de ella, "que decía tener miedo a quedarse embarazada".

El condenado recurrió la sentencia y alegó que la víctima tenía "capacidad de decisión" y "consintió libremente la relación sexual".

"Aun admitiendo la posibilidad de que los primeros escarceos y tocamientos fueran tolerados en alguna medida", explica el TSJA, el relato de la víctima durante el juicio "excluye que admitiese la consumación del contacto sexual".

Según el ponente, la víctima mantuvo su versión "de modo estable y sin incurrir en contradicciones esenciales", tal como corroboraron las psicólogas, que "no percibieron actitud engañosa ni tendencia a la simulación o la fantasía".

De hecho, el posible consentimiento "carecería de validez legitimadora de la actuación del acusado" porque la víctima padecía "un déficit intelectivo que le vedaba obrar con libertad y con la necesaria capacidad" de decidir por sí misma "en ese contacto sexual buscado e iniciado" por M.P.M., según la sentencia, facilitada por la oficina de comunicación del TSJA.

El acusado también argumentó que "ignoraba" la "incapacidad o minusvalía" de la joven, pero la Sala replica que "llevaba años frecuentando" su casa, por lo que tuvo "reiterada oportunidad" de advertir sus "limitaciones", y añade que el tribunal que juzgó el caso comprobó en el juicio "las peculiaridades en la expresión, comportamiento, grado de atención y capacidad de comprensión" de la víctima.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD