11-06-2020 / 22:30 h EFE

Un ataque a periodistas generó este jueves un nuevo enfrentamiento entre el Gobierno interino de Bolivia y el partido de Evo Morales, que se culpan mutuamente de la tensión en una zona cocalera afín al expresidente.

Un equipo del canal de televisión Unitel y una periodista del diario El Deber denunciaron que tuvieron que ser escoltados por la Policía para salir de una cobertura informativa durante la que recibieron golpes, amenazas y fueron perseguidos.

"Lamentablemente el evismo opta por la violencia. Vuelan torres, secuestran periodistas y ahora hacen una ley que golpea la seguridad de las familias y apoya la violencia del dirigente", escribió en Twitter la presidenta interina del país, Jeanine Áñez.

"Vuelan torres" se refiere al derribo de una torre de comunicaciones hace unos días en la ciudad de Cochabamba, que el Ejecutivo transitorio calificó como un posible acto terrorista, y la ley a una norma que tramita el Parlamento boliviano, con mayoría del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales, para regular el estado de excepción, que el Gobierno interino denuncia que le resta facultades en orden público.

"El Gobierno de facto echa la culpa a Evo de todo lo malo que pasa en Bolivia: golpe, masacres, pandemia, contagios, hambre, incapacidad, corrupción, crisis económica, nepotismo, incertidumbre en elecciones y hasta atentado terrorista que armó y ataque a periodistas", publicó por su parte en la misma red social Morales, que está en Argentina.

El ataque a periodistas ocurrió en el trópico de Cochabamba, una zona cocalera considerada un bastión político del expresidente, que comenzó allí su carrera política y donde mantiene su cargo de dirigente sindical de productores de hoja de coca.

Los accesos a la zona están controlados por militares y policías como medida para evitar un aumento de contagios del coronavirus, un aumento del que se culpan mutuamente el Gobierno transitorio y el MAS.

El viceministro interino de Régimen Interior y Policía, Javier Issa, anunció un incremento de policías y militares "para frenar los brotes de violencia" como el ataque a la prensa.

La gestión de la emergencia sanitaria ante la COVID-19 es una de las cuestiones que centran el debate político en Bolivia, donde el Ejecutivo transitorio defiende medidas como el aislamiento de esta zona mientras el MAS denuncia que Áñez actúa en represalia hacia los partidarios de Morales.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD