11-06-2020 / 20:10 h EFE

La Consejería de Sanidad de Castilla y León, a través de la Gerencia Regional de Salud, recurrirá la sentencia condenatoria de un juzgado de Valladolid por imponer a los profesionales sanitarios la obligación, sin negociar, de trabajarlos pasados Jueves y Viernes Santos, 9 y 10 de abril.

Alegará para ello la resolución dictada el 2 de abril por la Gerencia Regional de salud, basada en la necesidad de contar durante aquellas fechas con el máximo número posible de profesionales sanitarios debido a las elevadas cotas de incidencia de la pandemia.

"Y lo más importante: que se compensó económicamente y en términos de máximos a sus profesionales", precisa este jueves la Consejería de Sanidad a través de una nota informativa.

De hecho, se añade en el texto, la administración autonómica "se comprometió a abonar esos días como festivo y a devolver otro día a todos los profesionales que hubieran trabajado, a pesar de lo cual Cesm impugnó la resolución".

Esta impugnación por parte de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) en Castilla y León ha sido amparada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Valladolid, por entender que afectaba a las condiciones laborales de los profesionales de Sacyl, ya que se dictó sin negociación con los sindicatos y sin acordar ninguna compensación.

La sentencia, facilitada por la CESM, aprecia que la resolución vulnera el derecho de libertad sindical en su vertiente del derecho a la negociación colectiva porque en ningún momento se ha negociado.

En relación con el estado de alarma argumentado por el Sacyl para decidir el trabajo en Jueves y Viernes Santo, la sentencia afirma que "no permite la suspensión de ningún derecho fundamental".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD