04-06-2020 / 23:30 h EFE

de Janeiro, 4 jun (EFECOM).- Las cuentas de ahorros de los brasileños recibieron una inyección récord de recursos en mayo, cuando gran parte de la población permaneció en cuarentena y los comercios y servicios estuvieron cerrados por causa de la pandemia del COVID-19, informó este jueves el Banco Central.

De acuerdo con el emisor, los recursos que los brasileños depositaron en sus cuentas de ahorros en mayo superaron los retiros de las mismas en 37.201 millones de reales (unos 7.294 millones de dólares), el mayor valor hasta ahora inyectado en este tipo de cuentas en un único mes desde que el indicador comenzó a ser medido en 1995.

El saldo positivo de mayo superó el de abril, por cerca de 30.000 millones de reales (unos 5.882,3 millones de dólares), que constituía hasta ahora el mayor en los últimos 26 años.

La enorme inyección de recursos en las cuentas de ahorros en mayo contrasta con el saldo negativo del mismo mes del año pasado, cuando los retiros superaron los depósitos en 718,7 millones de reales (unos 140,9 millones de dólares).

El saldo positivo de mayo elevó el acumulado en la entrada líquida de recursos en las cuentas de ahorros de los brasileños en los primeros cinco meses de este año hasta 63.900 millones de reales (unos 12.529,4 millones de dólares).

Es decir que el valor líquido que ingresó en las cuentas en mayo corresponde a cerca del 58 % de todo el saldo positivo del año.

Según el Banco Central, mientras que las retiradas superaron a los depósitos en las cuentas de ahorros tanto en enero como en febrero, la situación se invirtió a partir de marzo cuando los gobiernos regionales de Brasil comenzaron a imponer medidas de distanciamiento social para hacer frente a la pandemia.

El cierre de comercios y servicios y la reclusión de trabajadores y estudiantes en sus casas redujo significativamente el consumo y permitió que los brasileños dirigieran ese excedente a sus cuentas de ahorros.

De acuerdo con el Banco Central, las cuentas de ahorros también fueron destino de recursos que muchos inversores retiraron de la bolsa de valores y de inversiones en renta fija ante el temor a pérdidas por las turbulencias financieras.

Las cuentas de ahorros igualmente fueron el destino del subsidio por 600 reales (unos 117,6 dólares) que el Gobierno distribuyó entre unos 50 millones de brasileños para ayudar a informales y desempleados a paliar los efectos de la pandemia.

Pese a que se trata de una de las inversiones menos rentables en Brasil, ya que tan solo remunera al ahorrador con el 70 % de la tasa básica de intereses del país, las cuentas de ahorros son las más seguras (tienen garantía de devolución) y las de más libre movilización, y no pagan impuesto de renta.

Las cuentas de ahorros, por lo mismo, son la mejor alternativa en momentos de incertidumbre como el actual, ya que se espera que la paralización de actividades y la retracción del consumo como consecuencia de la pandemia provoquen en 2020 la mayor recesión en la historia de Brasil.

Según la última previsión del mercado financiero, el Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil se desplomará en 2020 un 6,25 % impactado por la crisis del coronavirus.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD