04-06-2020 / 11:21 h EFE

La pandemia de coronavirus ha multiplicado la vulnerabilidad en el litoral de Girona, ya que su economía depende en buena medida del turismo y muchas personas que esperaban incorporarse al trabajo con el inicio de la temporada se han quedado sin esa fuente de ingresos.

Cáritas ha avanzado este jueves los primeros datos de estos meses de estado de alarma en la provincia y sus responsables han destacado esta afectación destacada en la costa, donde las atenciones que prestan han aumentado notablemente en poblaciones como Lloret de Mar, Roses o Palafrugell.

Con participación en la presentación telemática de estas cifras del obispo de Girona, Francesc Pardo, la conclusión que se extrae es que muchas personas que dependen del sector turístico esperaban un contrato el 1 de abril pero, por el momento, permanecen en el paro.

Cáritas prevé un incremento de gastos de 350.000 euros este 2020, de los que 250.000 se destinarán a alimentos que distribuir entre esas familias en dificultades.

La esperanza es que, con la reapertura de fronteras y la activación del turismo, un grueso de esos trabajadores recuperen sus empleos, aunque se subraya desde la institución que, normalmente, los contratos iban de finales de marzo a últimos de octubre "y esta temporada será más corta, la mitad, así que hay incertidumbre sobre lo que pasará en otoño".

Durante la emergencia sanitaria, Cáritas de Girona ha atendido a 15.737 personas, principalmente con ayudas en alimentos, aunque también se han prestado servicios como apoyo jurídico a inmigrantes en situación irregular, respaldo en el ámbito socioeducativo o contactos con ancianos que viven solos.

El número de cestas de alimentación distribuidas es de 34.534, con un total de 792 toneladas de productos, a las que se suman 1.631 prestaciones en comedores sociales y 246 lotes de ropa de emergencia entregados.

El 60% de los atendidos son mujeres, el 35% menores de edad, el 36% son de Latinoamérica, el 54% están en situación administrativa irregular y el 52% tienen problemas graves de vivienda.

El perfil mayoritario es el de familia joven con padres menores de 30 años, con dos hijos a cargo y el 40% de personas que ha acudido a Cáritas Girona estos meses lo ha hecho por primera vez.

Entre los retos a partir de ahora que se marca la institución destacan los de adaptarse a las medidas de seguridad, dar salida a los centenares de actuaciones solidarias que se han frenado por las dificultades económicas y acompañar a nuevos "analfabetos digitales".

De la Memoria de 2019, que también se ha presentado este jueves, sobresale el aumento de casi un 264 por ciento en el apartado de vivienda, tras abrir un centro residencial para jóvenes inmigrantes extutelados en Caldes de Malavella.

En cuanto al apoyo jurídico a personas, el año pasado se produjo un incremento del 15 por ciento, con una subida notable de personas llegadas a España desde Latinoamérica en situación administrativa irregular.

Los atendidos de ese origen pasaron del 25% del total de 2018 a un 29% en 2019, año en que Cáritas Girona ingresó casi 9 millones de euros, destinados a todos sus programas de apoyo a colectivos vulnerables.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD