01-06-2020 / 20:30 h EFE

El departamento de Salud de la Generalitat ha propuesto al Ministerio de Sanidad que la ciudad de Barcelona y las regiones metropolitanas norte y sur avancen a la fase 2 de la desescalada a partir del día 8 de junio.

En la misma propuesta, el gobierno catalán plantea que las regiones sanitarias del Camp de Tarragona, Tierras del Ebro y la del Alto Pirineo y Arán avancen a la fase 3.

En cuanto a la región sanitaria de Lleida, también se ha pedido que pueda avanzar hasta la fase 2, a pesar de que "esta propuesta está condicionada a la progresión de los indicadores".

Estas propuestas han sido aprobadas esta tarde por el PROCICAT y los informes se enviarán este mismo lunes al Gobierno español.

El resto de regiones sanitarias, la de Girona y Cataluña Central, y las áreas de gestión asistencial Penedès y Garraf se mantendrán en la fase 2, tal como estaba ya previsto.

El adelanto de una fase a otra de cualquier territorio se basa en la conjunción de múltiples factores, recuerda Salud: se continúa constatando que se mantiene la evolución a la baja de los factores de riesgo epidemiológico -la incidencia de nuevos casos y la tasa reproductiva efectiva-.

Por otro lado, el impulso dado a la atención primaria para la capacidad de diagnóstico y de seguimiento de casos con la disposición de pruebas PCR "también contribuye a considerar que es el momento para hacer este nuevo paso de fase".

La semana pasada se decidió que la región sanitaria de Lleida continuara unos días más en la fase 1 a raíz de que se detectó un aumento de casos en varios ámbitos.

"La situación tiene una buena evolución y se considera que Lleida estaría en condiciones para el paso a la fase 2 al contar con las capacidades diagnósticas, asistenciales y de identificación de contactos adecuadas para el control de la epidemia", aseguran los informes.

Actualmente, se están haciendo pruebas PCR a la inmensa mayoría de personas con sospecha de Covid-19, uno de los puntos fundamentales para la detección temprana, el diagnóstico en estadios iniciales de la enfermedad, el inicio del aislamiento inmediato, la detección de los contactos estrechos para hacer la cuarentena y su seguimiento.

Además, los recursos asistenciales con los que cuenta la región de Lleida están en disposición de atender los posibles casos que se puedan detectar; y también se tiene controlada su trazabilidad.

Otro de los aspectos fundamentales para la progresión en el desconfinamiento de la población es la capacidad del sistema de salud para la identificación de posibles focos de transmisión en colectivos específicos.

En este sentido, en la región de Lleida se han puesto en marcha planes de acción concretos tanto para la población recién llegada para trabajar en la campaña de la fruta como para el sector de los mataderos, dos de las actividades con alta ocupación en las comarcas de Lleida.

A pesar de esta "estabilidad", el departamento de Salud continuará analizando la evolución de la región sanitaria de Lleida y la propuesta de pase a la fase 2 "estará condicionada a la progresión de los indicadores epidemiológicos los próximos días".

Durante la última semana, la consellera de Salud, Alba Vergés, y representantes de su departamento han estado en contacto con varias administraciones de la región sanitaria, principalmente con el Ayuntamiento de Lleida y la Diputación, para analizar juntos la situación, unos contactos que continuarán en los próximos días.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD