27-05-2020 / 15:33 h EFE

El Ministerio de Defensa alemán anunció la creación de un grupo de trabajo que realizará un "análisis estructural" del Comando de Fuerzas Especiales (KSK) del Ejército tras la detención de uno de sus miembros que había ocultado explosivos, armas y municiones en su jardín.

Según explicó este miércoles una portavoz de Defensa, Christina Routsi, dicho grupo de trabajo, integrado por altos cargos del Ministerio y de la Bundeswehr, así como por la Encargada de Asuntos Militares del Gobierno, tendrá la misión de informar al Parlamento y formular propuestas para actuar contra el extremismo.

Routsi enumeró también otras medidas impulsadas hasta la fecha, como la realización de más de 60.000 controles de antecedentes en 2019, la reestructuración del Servicio de Inteligencia Militar (MAD) y la preparación de una ley que posibilite el despido sumario en caso de delitos graves.

Además, destacó que en la actualidad los miembros de las KSK reciben formación constante en materia de extremismo "a partir del día en el que ingresan y durante todo su tiempo de servicio" y son sometidos de forma regular a exámenes psicológicos.

El caso de extremismo más recientemente en las fuerzas de élite de la Bundeswehr es el del soldado que había almacenado en su casa explosivos y armas (entre ellos un kalashnikov), parte de los cuales habían sido sustraídos al Ejército, así como parafernalia nazi.

De acuerdo con los medios alemanes, el soldado, identificado como Phillip Sch., y detenido a mediados de mayo, se encontraba desde hacía tiempo bajo observación del Servicio de Inteligencia Militar debido a sus presuntas tendencias extremistas.

Otro miembro de las KSK, conocido por su sobrenombre de "Hannibal", estaba a la cabeza de una red de ultraderechistas descubierta en 2017, en su mayoría militares y policías que acumulaban municiones y armamento, supuestamente para prepararse de cara a una futura guerra civil.

Según han denunciado medios alemanes, existen indicios de que algunas de estas células han llegado a urdir ataques terroristas contra cargos públicos.

Tras conocerse el caso de Phillip Sch., el comandante de las KSK, el general Markus Kreitmayr, publicó una carta abierta a la unidad de élite en la que se comprometía a seguir una línea de "tolerancia cero" y advertía de que este cuerpo se enfrenta "a la fase más difícil de su historia".

"No merecen nuestra camaradería, no son parte de nosotros", escribió Kreitmayr en referencia a los miembros de las KSK que no son leales a la Constitución, amenazándolos con que, si no abandonaban el cuerpo por iniciativa propia, "los encontraremos y los apartaremos".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD