24-05-2020 / 10:40 h EFE

El Gobierno británico afronta este domingo nuevas presiones por parte de partidos opositores para destituir a Dominic Cummings, el principal asesor del primer ministro, Boris Johnson, por supuestamente haberse saltado el confinamiento más de una vez en plena pandemia.

El estrecho colaborador de Johnson copa de nuevo las portadas de la prensa nacional por haber quebrado más de una vez las reglas impuestas por el Ejecutivo a fin de evitar la propagación del virus.

El pasado marzo, el Gobierno ordenó que las personas que mostraran síntomas de COVID-19 se quedaran aisladas en sus domicilios y no los abandonaran.

Pese a ello, los diarios The Guardian y Daily Mirror revelaron que Cummings se desplazó en coche el pasado mes al domicilio de sus padres en Durham, a más de 400 kilómetros de Londres, con su esposa aquejada de síntomas de coronavirus y su hijo de cuatro años.

Lo hizo, según explicó, con intención de buscar ayuda familiar para el cuidado del pequeño ante la alta probabilidad de que él mismo terminara contagiado, como de hecho ocurrió, y permaneció en un edificio separado dentro de la propiedad de sus padres.

Si ayer varios ministros del gabinete de Johnson salieron en defensa de Cummings, hoy los dominicales The Observer y The Sunday Mirror recogen un nuevo testimonio que asegura que el asesor abandonó ese domicilio en Durham durante el confinamiento para visitar el pasado 12 de abril Barnard Castle, una localidad situada a unos 48 kilómetros.

También se le volvió a ver de nuevo en Durham el 19 de abril, días después de haber sido fotografiado -el día 14- en Londres ya recuperado del virus, lo que sugiere que tras su viaje de finales de marzo, realizó una segunda visita desde la capital hasta el noroeste de Inglaterra.

En esos momentos, desde el Gobierno se insistía a diario en la necesidad de que los ciudadanos permaneciesen en sus hogares para combatir la pandemia.

Downing Street defendió ayer la conducta de Cummings, que consideró "razonable y dentro de la legalidad", pero estas nuevas acusaciones intensifican la presión ejercida sobre el Gobierno.

En respuesta, desde Downing Street se indicó hoy en un comunicado que los citados medios "escribieron ayer historias inexactas sobre Dominic Cummings. Hoy están escribiendo más historias inexactas, entre ellas que Cummings regresó a Durham después de haber vuelto al trabajo en Downing Street el 14 de abril".

"No vamos a malgastar el tiempo respondiendo a una corriente de acusaciones falsas sobre Dominic Cummings de periódicos que hacen campaña", concluyó la nota.

Fuentes del Laborismo exigen hoy una "investigación urgente" para llegar al fondo del asunto y esa formación se pregunta por qué desde el gabinete de Johnson se salió en defensa del asesor, con mensajes de apoyo del titular de Exteriores, Dominic Raab, del responsable de Economía, Rishi Sunak, o del ministro del Gabinete Michael Gove, aunque hoy el prominente diputado conservador Steve Bake no dudó al opinar que Cummings "debe irse".

Ian Blackford, del Partido Nacionalista Escocés (SNP), consideró que el ayudante del primer ministro "tiene que marcharse" al tiempo que el líder de los liberaldemócratas, Ed Davey, opinó a la emisora BBC Radio 5 que si Cummings no es despedido hoy "el juicio" de Boris Johnson suscitará "graves dudas" y quedará comprometido.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD