22-05-2020 / 17:41 h EFE

, 22 may (EFECOM).- Los principales sindicatos de Italia han convocado un paro de cuatro horas para el próximo lunes en protesta por las condiciones laborales de los más de 10.000 empleados que tiene actualmente en plantilla el grupo siderúrgico ArcelorMittal en el país.

La huelga se producirá el mismo día en el que el Gobierno ha convocado a los principales sindicatos y a los directivos de ArcelorMittal a una mesa de negociación para abordar los problemas de la compañía a nivel nacional.

El grupo que preside el multimillonario indio Lakshmi Mittal ha anunciado recientemente que quiere ampliar durante cinco semanas el paro temporal para 600 trabajadores de sus fábricas de Génova (norte), amparándose en las dificultades derivadas de la pandemia del coronavirus, un supuesto contemplado por el Gobierno en el último decreto aprobado con ayudas millonarias a empresas y familias.

En estas fábricas trabajaban antes del estallido de la emergencia unos 2.000 empleados, pero quedaron poco menos de 300 cuando el Gobierno decretó en marzo el confinamiento nacional, aunque se han ido incorporando progresivamente algunos más a medida que Roma ha relajado las medidas estrictas de contención de la pandemia.

El pasado 15 de mayo, mil trabajadores se encontraban por obligación en el llamado sistema "caja de integración" -mecanismo que en Italia supone la concesión de subsidios públicos temporales mientras una empresa en crisis reactiva su situación con un plan industrial-.

Ahora, el grupo quiere ampliar este mecanismo otras cinco semanas para unos 600 empleados.

Por otro lado, ArcelorMittal tiene otro foco de preocupación en el sur del país: la acería de Tarento, la más grande de Europa, en la que trabajan unos 8.000 empleados que temen por su futuro, ya que ArcelorMittal anunció el pasado año que quería abandonarla y aún no ha llegado a un acuerdo con el Gobierno italiano para permanecer en ella.

En el caso de Génova, en los últimos días cientos de trabajadores han participado en varias sentadas en las que han reivindicado que hay trabajo suficiente en las fábricas y no es necesario alargar el paro temporal.

Este viernes, un millar de empleados de Tarento convocados por sindicatos minoritarios han participado en otra sentada, a pesar de que las aglomeraciones siguen prohibidas en el país para evitar que la curva de contagios se dispare, y han pedido al Gobierno garantías de que este espacio no va a cerrar.

ArcelorMittal gestiona esta acería en régimen de alquiler desde noviembre de 2018 y se comprometió a comprarla para 2021, pero a finales de 2019 anunció que quería abandonarla y desató una crisis con el Gobierno italiano, que intenta desde entonces evitarlo.

Según cálculos del diario económico "Il Sole 24 Ore", el grupo siderúrgico perdió cerca de 700.000 millones en 2019 por este negocio, que ha demostrado ser menos rentable de lo que parecía inicialmente, y la situación se ha agravado con el estallido de la crisis del coronavirus, que ha desplomado la producción en marzo y abril.

"El Gobierno debe intervenir para tratar de salvar lo salvable. Aquí hay cientos de trabajadores que gritan 'Arcelor vete'. Es una posición clara", ha dicho a los medios el coordinador del sindicato minoritario USB en Tarento, Francesco Rizzo.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD