21-05-2020 / 15:20 h EFE

El Parlamento de Navarra ha aprobado por unanimidad una moción que insta al Gobierno foral a impulsar un proyecto de Ley Foral de Profesionales de la Cultura.

El texto, impulsado por Podemos, PSN, Geroa Bai e IE, ha contado con dos enmiendas de EH Bildu pidiendo que se tomen también medidas de urgencia por la crisis de la COVID 19.

La resolución pide el impulso de esta ley e insta al Ejecutivo a “abrir un proceso de participación” para su redacción “en el que se integre a todos los agentes implicados a fin de contemplar cada una de las especificidades del sector cultural navarro”.

A causa de la situación de extrema gravedad que por motivo de la pandemia atraviesan personas y proyectos artísticos, a través de una enmienda de Bildu aprobada también por unanimidad se ha pedido al Gobierno que implemente “a la mayor brevedad un Plan de Choque Cultural que complemente las medidas diseñadas por el Estado”.

Este deberá contemplar al menos la “adquisición por parte del sector público de conciertos y actuaciones escénicas de artistas y grupos navarros para su celebración en un futuro, cuando las limitaciones actuales sean superadas” y “medidas específicas de apoyo a la cultura propia y producciones en euskera, así como medidas de apoyo a iniciativas culturales privadas”.

A su vez, debería consignarse una “dotación extraordinaria para la adquisición de arte contemporáneo navarro”, además de “fórmulas de bonos culturales para incentivar el consumo en la materia”.

A través de una segunda enmienda, aprobada con los votos a favor de EH Bildu y Navarra Suma y en contra del resto, se ha instado a dotar de una cobertura económica básica a los artistas y profesionales del sector que, teniendo dedicación exclusiva, no cumplan los criterios de la percepción de una ayuda por desempleo ni a autónomos.

Desde Podemos Mikel Buil ha planteado que “las personas que trabajan en la cadena de valor de la cultura requieren un reconocimiento en su tipología, cualificación, competencias y medios, así como la creación de buenas prácticas y códigos deontológicos”, siendo su regulación la garantía para el sector ante “cualquier situación económica, social o histórica”.

“El cierre de los equipamientos culturales y la suspensión de sus actividades y espectáculos ha puesto de manifiesto que el sector tiene condiciones muy precarias y es extremadamente vulnerable en condiciones de crisis”, ha expuesto apuntando a que “el confinamiento ha puesto de relevancia la importancia de la cultura como elemento integrador y servicio público”.

En referencia a las enmiendas, se ha mostrado de acuerdo en la necesidad de establecer un plan de choque, pero a su parecer “el ámbito ideal va a ser la comisión especial para reactivar Navarra, donde todos tendremos que ver cuál es la importancia que damos al ámbito cultural”.

Maiorga Ramírez, de EH Bildu, ha explicado que con las enmiendas han buscado reflejar la situación actual del sector, que “está viviendo una situación especialmente difícil” y está siendo “especialmente golpeado” por la pandemia.

Ramírez ha cuestionado si realmente existe preocupación desde las instituciones por este sector, ya que a su juicio en primera instancia sus discursos dan gran importancia a la cultura pero, analizando los presupuestos, no se ve esa “grandilocuencia” y “muchas veces es un tema que se deja para el último momento”.

Por parte de Navarra Suma Raquel Garbayo ha criticado la urgencia de aprobar esta medida en un momento de crisis señalando que esta ley solucionaría “problemas a largo plazo” cuando lo importante es abordar la crisis actual y ha considerado que el objetivo es “desviar la atención de lo verdaderamente importante”.

Para Carlos Mena, del PSN, “hoy empezamos a dar forma a una demanda histórica manifestada por los diferentes sectores culturales para poder tener unas condiciones laborales dignas que vendrán acompasadas de una cualificación necesaria así como de unas competencias que rijan el sector” que, tras la crisis del 2008, ahora vuelven a encontrarse con una gran incertidumbre.

Desde Geroa Bai, Uxue Barkos ha puesto de manifiesto que, aunque la cultura estaba ya consolidando datos de empleo y aportaciones al PIB como las previas a la crisis del 2008, la situación actual ha puesto de manifiesto que se trata de un sector “frágil, poco estructurado” y con profesionales “huérfanos de un marco legal” que contemple sus especificidades.

Por su parte, Marisa de Simón, de IE, ha destacado la importancia de encontrar financiación para llevar a cabo estas propuestas al tiempo que ha considerado que “el impulso de la ley es necesario” y que, aunque el coronavirus es la prioridad, “eso no es óbice para que se avance en los compromisos que tenemos”.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD