18-05-2020 / 14:03 h EFE

id, 18 may (EFECOM).- El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha señalado este lunes que el flujo de nuevos créditos concedidos por los bancos a las empresas, afectadas por la caída de ingresos con motivo de la pandemia, repuntó algo más de un 50 % en marzo respecto al mismo periodo del año anterior.

"Esto incluye tanto las nuevas operaciones como los incrementos en las disposiciones de principal de operaciones formalizadas con anterioridad, que casi se han duplicado", ha explicado Hernández de Cos durante su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos del Congreso de los Diputados.

Según ha manifestado, las medidas de contención adoptadas para frenar el contagio de la COVID-19 "están suponiendo un descenso muy intenso de los ingresos de muchas empresas no financieras, lo que ha incrementado significativamente sus necesidades de liquidez, que están cubriendo en una proporción significativa mediante la financiación bancaria".

Se ha referido así al programa de avales públicos a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) aprobado por el Gobierno para empresas, pymes y autónomos con problemas de liquidez como consecuencia de la emergencia sanitaria, y que, hasta el pasado 13 de mayo, han permitido movilizar 47.751 millones de euros en nuevos préstamos y otras modalidades de financiación.

En opinión de Hernández de Cos, esta medida "ha mitigado la posible reticencia de estos intermediarios a incurrir en mayores riesgos en un contexto de elevada incertidumbre".

Mención especial ha dedicado a la banca, que aunque "se encuentra en una mejor situación" para hacer frente a la crisis del coronavirus, sufrirá "un impacto negativo" en su "modesta capacidad" de generar resultados que dependerá del modelo de negocio de cada entidad y de su exposición "a los sectores y geografías más afectados por la pandemia".

Al respecto, ha añadido, hay que tener en cuenta en que la actual emergencia sanitaria y sus efectos económicos han reforzado las "perspectivas" de que se mantengan los tipos de interés reducidos, lo que repercutirá en el margen de intermediación de las entidades españolas.

El gobernador ha aludido al Informe de Estabilidad Financiera, publicado hace unas semanas, en el que el organismo reconocía que el impacto económico de la crisis ha incrementado "sustancialmente los riesgos para la estabilidad financiera".

En este sentido, "la pandemia ha hecho que aumente de modo sustancial el riesgo de crédito", de las empresas, que "han visto cómo se reducían sus ingresos, inicialmente a consecuencia del cierre de actividades productivas y, posteriormente, como resultado de la menor demanda de sus productos".

Pero también de las familias ante "la destrucción de empleo", ha dicho Hernández de Cos, que ha recordado que "ante caídas de renta de los hogares, la morosidad de los créditos al consumo tiende a aumentar con cierta rapidez".

No obstante, ha puntualizado que la situación patrimonial de las empresas "está significativamente más saneada que en la anterior crisis", mientras que la de las familias "ha experimentado una mejora significativa tras la crisis financiera global".

Igual evolución ha seguido la banca, "que ha registrado avances significativos en la calidad de su balance y en sus niveles de solvencia en la última década, lo que le coloca en una mejor situación para absorber esta crisis y para seguir facilitando la financiación que la economía precisa".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD