15-05-2020 / 21:00 h EFE

id, 15 may (EFECOM).- El grupo de restauración Amrest sufrió el impacto en sus cuentas de la COVID-19 durante el primer trimestre del año, período que cerró con 42,3 millones de euros de pérdidas, en el que incumplió compromisos financieros con la banca y ha pedido ayudas en varios países de los que opera, entre ellos España.

Así se desprende del informe de resultados de la compañía -de origen polaco pero con sede en España- difundido este viernes, y en el que los responsables de la firma avanzan que ya trabajan en "reforzar la posición del grupo en términos de liquidez" ante la fuerte caída de la actividad en el sector de la restauración.

Las pérdidas registradas en los tres primeros meses del 2020 contrastan con las ganancias de 3,8 millones de hace un año o de los 66,9 millones de beneficio obtenidos a cierre del pasado ejercicio.

A nivel de ingresos, la empresa vio caer sus ventas un 7,4 %, hasta los 411,9 millones, afectadas sobre todo por el parón observado en la segunda quincena de marzo debido a las medidas adoptadas para frenar la pandemia.

El grupo gestiona a nivel global 2.346 establecimientos -entre propios y franquiciados- bajo marcas como La Tagliatella, Bacoa, Blue Frog y Sushi Shop, pero también en calidad de máster franquiciado con las enseñas Burger King, Pizza Hut y Starbacks.

En su informe de resultados, la compañía revela que en marzo de 2020 y ante el empeoramiento de su actividad por la pandemia "retiró toda la financiación disponible" de un préstamo bancario sindicado, hasta los 98,9 millones de euros.

A cierre de ese mismo mes, la empresa "incumplió uno de los compromisos financieros (covenants) del préstamo sindicado, por lo que dicho préstamo debió reclasificarse como pasivo corriente" y se vio obligado a negociar con las entidades bancarias.

En este sentido, desde Amrest han asegurado que ayer día 14 las entidades financieras sindicadas firmaron una carta "eximiendo del cumplimiento de dicho 'covenant', sujeto a determinadas condiciones cuyo cumplimiento debe verificarse antes del 30 de junio de 2020".

"El grupo gestiona activamente el riesgo de liquidez, entendido como una posible pérdida o restricción de su capacidad para cubrir los gastos a corto plazo. Se están tomando medidas en varias áreas para reforzar la posición en términos de liquidez", han recalcado.

En este contexto, los dirigentes de Amrest han optado por acudir a "los programas de apoyo gubernamentales para obtener financiación adicional" en países como España, donde las sociedades Restauravia Food y Pastificio recibieron 45 millones entre las dos "en préstamos bancarios con respaldo estatal".

Su resultado bruto de explotación (Ebitda) ascendió a 42,6 millones entre enero y marzo, un 44,5 % inferior al de hace un año.

Desde la compañía han señalado que también están "revisando y negociando" los contratos de alquiler de sus locales y hace uso de los "programas gubernamentales que permiten aplazar o suspender los pagos" de las rentas durante este período de emergencia.

En España, la cifra de ventas acabó marzo en los 57,3 millones, un 12 % menos que en el primer trimestre de 2019, y su Ebitda descendió un 42 %, hasta los 9,5 millones de euros.

De acuerdo con el informe divulgado hoy, Amrest solicitó finalmente un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que cubre a 3.288 empleados en España tras el cierre temporal de 143 restaurantes propios (en total opera en el país 334).

El comportamiento en bolsa de la empresa ha sido errático en las últimas semanas, ya que pasó entre marzo y abril de rondar los 10 euros a cotizar a 4,15, aunque desde entonces se ha revalorizado ligeramente y hoy cerraba la semana en 5,7 euros por acción.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD