15-05-2020 / 13:41 h EFE

oa, 15 may (EFECOM).- El coronavirus dejó un impacto notorio en el turismo en Portugal en marzo, cuando tanto los huéspedes como las pernoctaciones se desplomaron en torno al 60 %, según datos oficiales divulgados este viernes.

Las duras previsiones para el sector, que representa cerca del 16 % del PIB portugués, empiezan a confirmarse con el primer balance del Instituto Nacional de Estadística (INE), que aborda marzo, a mitad de cuyo mes el país decretó el estado de emergencia por coronavirus.

A partir de entonces se resintieron más las visitas de turistas, que en marzo se tradujeron en 697.700 huéspedes y 1,9 millones de pernoctaciones, lo que representa caídas del 62 % y 58 %, respectivamente.

Cayeron también un 60 % los ingresos turísticos, que se sitúan en ese mes en 98,9 millones de euros.

Del total de pernoctaciones, la inmensa mayoría (1,3 millones) fueron realizadas por residentes en el extranjero, lo que hace temer que los datos empeoren sustancialmente en abril y al menos mayo.

En marzo se registraron caídas de visitantes procedentes de los 16 principales mercados emisores, dice el INE, sobre todo los más afectados por la pandemia, como el chino, que se redujo un 78 % ese mes.

También se desplomaron los visitantes italianos, un 76,5 %, en tanto que los británicos -que fueron el 19 % del total- retrocedieron un 55 %, y los españoles, que representan un 7,7 % del total, y se redujeron un 67 % en marzo.

Los datos no han sorprendido hoy en Portugal, donde los hoteleros llevan semanas avisando de que prevén un desplome del 50 % en sus ingresos del conjunto de 2020 por la pandemia, que ha limitado los desplazamientos en todo el mundo y afectado severamente a las aerolíneas.

No obstante, y dados los buenos números en lo referido al control del virus en Portugal, que cuenta con casi 1.190 fallecidos y alrededor de 28.300 infectados, el país espera salvar parte de la temporada estival presentándose como un destino responsable que supo gestionar con éxito la pandemia.

Muchos hoteles, la mayoría todavía cerrados, invierten en aprovisionarse de mascarillas, establecer estrictos protocolos de limpieza, especialmente en zonas de mayor riesgo como los ascensores, y no descartan medir la temperatura de sus huéspedes.

Medidas que buscan ganarse al mercado extranjero y a los propios portugueses, que serán el grueso de los visitantes este año.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD