12-05-2020 / 19:50 h EFE

Unas 23.000 personas, la mayoría mujeres y niños, huyeron de Nigeria a Níger el pasado mes, debido a la "violencia persistente" en el noroeste del país, informó hoy el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

De esta forma se eleva a "más de 60.000 el número total de refugiados que han huido de esta región de Nigeria para refugiarse en el vecino Níger desde el primer flujo en abril de 2019", explicó el portavoz de ACNUR, Babar Baloch, en un comunicado.

Además, la violencia ocasionó que 19.000 nigerinos en las zonas fronterizas se desplazaran dentro de Níger.

Aparte de la violencia en el noroeste de Nigeria, este país sufre en el noreste desde 2009 los atentados de Boko Haram, grupo yihadista que ha ocasionado casi 300.000 refugiados en los Estados vecinos y más de 2,5 millones de desplazados internos.

"Esta es una crisis (la del noroeste) que se suma a las crisis que ya afronta la frontera entre Níger y Nigeria. No hay, por el momento, una relación clara entre esta y la crisis del lago Chad", provocada por Boko Haram y sus facciones, declaró hoy a Efe Romain Desclous, portavoz de ACNUR para África Occidental y Central.

Esta última llegada de refugiados, principalmente mujeres y niños, se produjo tras los ataques en abril a los estados de Katsina, Sokoto y Zamfara en Nigeria, cuando varios pueblos fueron atacados por hombres armados.

A finales de abril, los ejércitos de Nigeria y de Níger mataron a 89 ladrones en Zamfara días después de un ataque que dejó 47 muertos, durante una operación conjunta en la que también se destruyeron los campamentos usados por los delincuentes, se recuperaron 322 vacas robadas y se liberó a cinco personas secuestradas.

Esta región está afectada por la lucha por el control de los recursos hídricos y los pastos que enfrenta a los ganaderos con los agricultores en los tres estados y que se remonta a 2011.

Los continuos ataques y contraataques entre los ganaderos y un grupo de vigilancia voluntaria conocido como Yan Sakai en Zamfara se extendieron rápidamente a los estados vecinos de Sokoto y Katsina, hasta transformarse en un conflicto de baja intensidad en 2018.

El estado de Zamfara es el más inestable de esta región, donde bandidos armados asaltan con frecuencia a las comunidades para llevarse el ganado, robar a sus habitantes y secuestrar a personas en busca de rescates.

"Los actos de violencia y de bandidismo que se han llevado a cabo son realmente de una extrema violencia. No es solo bandidismo en el que se secuestra a la gente para pedirles dinero. Estamos hablando de ejecuciones, asesinatos, violaciones y saqueo de pueblos enteros. Es esa violencia la que hace huir a la gente", afirmó Desclous.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD