11-05-2020 / 22:40 h EFE

El inicio de la cuarentena flexible en Bolivia este lunes estuvo marcado por la relajación en aquellas ciudades donde el riesgo de contagio del COVID-19 es alto, pese a que debían mantener al menos por otros siete días medidas rígidas como las restricciones para circular a pie o en vehículos.

En ciudades como La Paz y El Alto, categorizadas entre los municipios que deben cumplir la cuarentena en condiciones de riesgo alto, se vio en las calles a más gente y vehículos que en los días pasados, incluidos motorizados que no contaban con el permiso correspondiente para circular.

En Santa Cruz, la región boliviana más grande y que concentra la mayoría de los casos en Bolivia, el panorama fue similar, con una mayor circulación de personas y vehículos.

En la ciudad central Cochabamba también hubo más movimiento, con conflictos en algunos barrios cuyos vecinos salieron a bloquear rutas en contra de la cuarentena e incluso apedrearon una ambulancia que transportaba personal sanitario, según informaron medios locales.

El Gobierno interino de Bolivia dispuso la ampliación de la cuarentena hasta el próximo 31 de mayo, pero con la posibilidad de que a partir del día 11 se aplique con flexibilidad y de forma diferenciada según el avance de la enfermedad en los municipios y regiones, estableciendo las categorías de riesgo alto, medio y moderado.

Las autoridades sanitarias informaron la semana pasada que de las 339 jurisdicciones municipales bolivianas, 68 están en la categoría de riesgo alto de contagio, 152 en riesgo medio y las restantes en moderado.

Los municipios con riesgo medio y moderado pueden desde esta jornada tener un modelo más flexible de cuarentena con jornadas laborales presenciales reducidas y ciertas licencias de circulación de vehículos y gente, entre otras, pero aquellos con riesgo alto deben mantener las medidas estrictas aplicadas hasta ahora.

La banca amplió el horario de atención vigente hasta la semana pasada, mientras que a las áreas que mantuvieron sus labores durante la cuarentena rígida se han sumado las de minería, construcción, manufactura, los comercios y restaurantes con envío a domicilio y los oficios o servicios no profesionales.

Con cerca de once millones de habitantes, Bolivia registra 118 fallecidos, 2.556 casos confirmados de COVID-19 y 273 personas recuperadas, según datos oficiales.

El cierre de fronteras y del espacio aéreo, salvo algunas excepciones, y la prohibición de eventos masivos son algunas medidas que permanecerán vigentes en todo el país hasta fin de mes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD