10-05-2020 / 18:41 h EFE

Las manifestaciones regresaron hoy a la capital iraquí tras la toma de posesión este jueves del nuevo primer ministro, Mustafa al Kazemi, y parte de su gabinete, constituido cinco meses después de la dimisión del anterior Ejecutivo por las protestas que estallaron en octubre.

Cientos de manifestantes se congregaron en la plaza Tahrir de Bagdad, epicentro del movimiento de protesta que dio comienzo en octubre de 2019 y que ha tenido altibajos en los pasados meses, en medio de la crisis política y económica, y más recientemente de la emergencia por la COVID-19.

Una parte de los manifestantes se dirigieron hacia el puente Al Yumhuriya, que lleva desde el centro de la capital a la fortificada Zona Verde, que alberga embajadas extranjeras y sedes gubernamentales y que ha sido escenario frecuente de choques violentos.

Las fuerzas de seguridad les impidieron el paso lanzando bombas de sonido y gases lacrimógenos, mientras que los manifestantes quemaron neumáticos encima del puente.

Una fuente del Ministerio de Interior iraquí dijo a Efe que "decenas de manifestantes en su mayoría jóvenes avanzaron desde la plaza Tahrir hacia el puente Al Yumhuriya y se hicieron con el control de un punto sobre el puente, que está cerrado con bloques de cemento".

Desde hace meses, los manifestantes piden más oportunidades económicas y mejores servicios públicos, acabar con el sistema político sectario y la corrupción, así como elecciones anticipadas.

Ayer, Al Kazemi pidió que se liberen a los manifestantes detenidos no involucrados en delitos de sangre y protegerlos durante sus movilizaciones, después de que más de medio millar de iraquíes hayan muerto en la represión de las protestas desde octubre, según datos de la Comisión de Derechos Humanos Iraquí.

El nuevo primer ministro obtuvo el respaldo de los diputados esta semana, después de que otros dos elegidos para formar Gobierno renunciaran al encargo por falta de apoyos entre las diferentes facciones políticas del fragmentado Parlamento.

Al Kazemi sustituye al exprimer ministro Adel Abdelmahdi, que tuvo que dimitir a finales de noviembre por la presión popular, pero desde entonces no ha habido progresos respecto a otras demandas de los manifestantes.

La llegada del coronavirus a Irak había detenido tanto las protestas en las calles como otras actividades, mientras las autoridades centraban sus esfuerzos en frenar la expansión de la enfermedad.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD