08-05-2020 / 23:20 h EFE

La Comunidad de Madrid tendrá que esperar al menos una semana para iniciar la desescalada, después de que el Ministerio de Sanidad haya rechazado su petición de pasar a la fase 1 el 11 de mayo, tras la convulsa jornada del jueves que acabó con la dimisión de la directora general de Salud Pública, Yolanda Fuentes.

Fuentes desaconsejó en un informe el pasado 5 de mayo que la región pasara el 11 de mayo a la fase 1 de la desescalada, en línea con la decisión adoptada finalmente con el Ministerio de Sanidad y en contra del criterio del Gobierno regional, lo que motivó su dimisión.

Con la decisión del Ministerio de Sanidad Madrid se suma a Cataluña y Castilla y León que, con pequeñas excepciones en sus territorios, han optado por seguir en la fase 0 o de preparación.

En esta fase también permanecerán de momento, pese a no haberlo solicitado, las provincias castellanomanchegas de Toledo, Ciudad Real y Albacete, las andaluzas de Málaga y Granada y 14 de los 24 departamentos sanitarios de la Comunidad Valenciana.

Las restantes once comunidades, Ceuta y Melilla iniciarán el próximo lunes el desconfinamiento, que en una primera fase permite reuniones de hasta 10 personas dentro o fuera del domicilio, la apertura de terrazas de bares hasta el 50 % de su capacidad y de pequeños comercios sin cita previa, velatorios con un número limitado de asistentes o lugares de culto con un tercio de fieles.

La decisión sobre Madrid, precedida de las dudas expresadas públicamente por su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, y de las presiones de su vicepresidente, Ignacio Aguado (Cs), la dejó entrever esta mañana ya el Gobierno central, inclinado a rechazar la propuesta.

Uno de los incumplimientos -relativo a los únicos datos cuantitativos solicitados por Sanidad: el número de camas de UCI y para enfermos agudos por cada 10.000 habitantes-, lo ha reconocido este viernes en una comparecencia en la Asamblea de Madrid el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

Los argumentos del Gobierno no ponen en duda la capacidad de la sanidad madrileña, pero consideran que es conveniente dar más tiempo para fortalecer la Atención Primaria y su sistema de detección y control de casos de coronavirus.

El Gobierno madrileño pedirá la semana que viene pasar el 18 de mayo a la fase 1 de la desescalada mientras trabaja en reforzar la capacidad de detección por parte de los centros de salud de casos de coronavirus con medidas ya anunciadas, como la contratación de 648 profesionales en los próximos días.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, desconoce si la Comunidad de Madrid estará en condiciones de pasar a la fase 1 de la desescalada el 18 de mayo, ya que habrá que analizar con "detenimiento" la propuesta, pero ha subrayado que para el 11 de mayo no estaba preparada.

"Pensábamos que era prudente esperar un tiempo y desarrollar más una cosa que ya está haciendo la Comunidad de Madrid: un sistema de detección precoz (de contagios de COVID-19) reforzando Atención Primaria", ha explicado en rueda de prensa.

Los datos epidemiológicos y sanitarios de las últimas semanas no eran precisamente favorables para que Madrid –epicentro de la epidemia con 64.333 contagiados y 8.552 fallecidos- comenzara la desescalada.

Ayuso ha reconocido que varió su opinión respecto a la desescalada y apoyó pedir pasar a la fase 1 tras reunirse con sectores económicos, ver la situación de las familias más vulnerables sin ingresos y comprobar que podían "estirar" las UCI.

El presidente de CEIM, Miguel Garrido, ha asegurado que no han presionado "en absoluto" para que Ayuso solicitara que Madrid pasara a la fase 1 el lunes, pero ha dicho que los empresarios están "con el agua al cuello" y ha pedido "redoblar los esfuerzos" para sostener al tejido empresarial.

Tras conocer la decisión del Ministerio de Sanidad, Aguado ha dicho que lamenta que ello significa que "miles de autónomos, bares y pequeños comercios" no podrán reabrir este lunes.

Los sindicatos más representativos de la sanidad madrileña ven "acertada" la decisión del Ministerio de Sanidad de rechazar el paso de Madrid a la fase 1 de desescalada al opinar que "no se daban las condiciones para ello".

El portavoz de Sanidad del PSOE en la Asamblea de Madrid, José Manuel Freire, considera "positivo" que la región no haya pasado a la fase 1 porque "hace más fácil que podamos salir de esta crisis con tranquilidad".

Por su parte, el portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Pablo Gómez Perpinyá, ha acusado a Ayuso de improvisación y de gestionar la crisis del coronavirus "de polémica en polémica".

El portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, Jacinto Morano, ha cargado contra la presidenta por anteponer "los intereses económicos a la salud de los madrileños, mientras que el grupo parlamentario d Vox ha preferido "no crear incertidumbre haciendo comentarios sin tener todos los informes necesarios".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD