08-05-2020 / 17:10 h EFE

La Diócesis de Osma-Soria ha anunciado este viernes que el próximo 4 de octubre, fiesta de San Francisco de Asís, despedirá a la comunidad de los Padres Franciscanos de Soria, que después de un siglo dará por concluida su presencia y labor apostólica en esta provincia.

La comunidad, integrada por cuatro frailes, ha explicado que la razón fundamental de su despedida "es la precaria situación de salud y la edad de quienes estamos actualmente en Soria", a lo cual se suma la escasez vocacional que hace que el relevo o envío de nuevos hermanos "sea prácticamente imposible".

La historia franciscana de la ciudad de Soria es muy antigua y se remonta a 1227 cuando se celebró un Capítulo nacional y en 1233 una Congregación general.

La primitiva iglesia de San Francisco debió de ser una iglesia de gran longitud, con las características de las órdenes mendicantes, pero de la que no ha quedado casi ningún rastro.

En 1533 amenazaba ruina total y se planeó construir un nuevo templo en sustitución del antiguo románico por uno gótico.

El día de la conversión de San Pablo de 1618 se quemó todo el convento primitivo, excepto la iglesia y una zona que daba a la huerta.

En 1812, durante la Guerra de la Independencia, se ordenó la destrucción del convento con la idea de evitar que los franceses pudieran fortificarse allí, pero en el incendio sólo se destruyó la capilla mayor y el crucero de la iglesia, quedando intacto lo demás y el convento.

Después de la contienda, los franciscanos quisieron reedificar el edificio de la iglesia pero, por falta de fondos, se limitaron a mejorar la mitad de la nave central.

En 1835, con la desamortización de Mendizábal, los franciscanos abandonaron el convento.

La nueva residencia franciscana en la capital se estrenó el 18 de abril de 1920; en 1922 fue elevada a la categoría de convento y en 1940 se celebró la bendición de la nueva iglesia conventual.

Durante estos años de presencia en Soria, la comunidad franciscana se ha dedicado a la atención espiritual de la ciudad.

Durante décadas funcionó una escuela de Teología, dirigida por los religiosos y además han sido los capellanes de las HH. Clarisas de la comunidad de Santo Domingo.

Fundamental ha sido la labor realizada por la comunidad en la enseñanza de los niños pobres de la ciudad en el Colegio de San José.

En septiembre de 1920 se inició el primer curso escolar con una asistencia de 200 niños en cuatro grados; en 1934 las clases eran seis y la matrícula de unos 400 alumnos; en 1953 se estableció el Bachillerato elemental y en 2017 el colegio cerró sus puertas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD