04-05-2020 / 14:20 h EFE

id, 4 may (EFECOM).- El Banco de España prevé que la crisis económica y social vinculada al coronavirus provocará "ajustes a la baja" en el mercado de la vivienda a corto plazo, debido al impacto "muy significativo" que habría tenido en la demanda el confinamiento por la pandemia.

Aunque la recuperación dependerá de cuánto persistan los efectos de esta "perturbación", el organismo destaca que, a diferencia de la crisis de 2008, el sector no parece sobredimensionado, y el endeudamiento de las familias se estaba contrayendo, lo que mitiga "el alcance de los posibles riesgos para la estabilidad económica".

En este sentido, el Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España publicado este lunes insiste en que la concesión de las hipotecas ha sido "mucho más prudente" en los últimos doce años, factor que arroja una menor probabilidad de que un préstamo entre en dudoso ante un posible impago.

El organismo adelanta que el impacto de la crisis sanitaria será "significativo", al menos en el corto plazo, en el sector, que ya se encontraba en una fase de desaceleración, tanto a nivel de actividad como de precios, tras la "notable expansión" de los años anteriores.

La construcción, recuerda el Banco de España, es una de las actividades más golpeadas por esta emergencia sanitaria, como muestra que la afiliación a la Seguridad Social en este sector cayera un 11,3 % el pasado marzo.

En total, el retroceso, que se concentró en la segunda quincena del mes, llegó al 4,3 % (833.979 afiliados), con especial peso en la hostelería (un 11,9 % menos).

El pesimismo de consumidores y empresarios contribuye a las estimaciones preliminares del Instituto Nacional de Estadística (INE), que apunta a un retroceso intertrimestral del PIB del 5,2 % entre enero y marzo.

La caída del PIB se situaría entre el 6,6 % y el 13,6 % en 2020, mostrando un cierto rebote en 2021, a tenor del Banco de España, que ha elaborado tres escenarios diferentes sobre la duración del confinamiento y la efectividad de las políticas implementadas.

Fruto de este escenario, el Banco de España considera que los indicadores de vulnerabilidades sistémicas, que se mantuvieron estables durante todo 2019, sufrirán "plausiblemente una revisión brusca" en los próximos meses.

Y es que la pandemia ha hecho repuntar el indicador de riesgo para el sistema financiero español, con un nivel de tensión especialmente alto en el mercado de renta variable y no tan elevado en el mercado de dinero, aunque las medidas del BCE y de otros bancos centrales han conseguido frenar dicho aumento.

En cualquier caso, el organismo avisa de que las decisiones adoptadas hasta la fecha "van a elevar sustancialmente el déficit y la deuda pública" de este ejercicio, no sólo en España, sino en la mayor parte de las economías.

De ahí que inste a adoptar una respuesta europea que comparta riesgos y un programa de consolidación fiscal de medio plazo que, cuando los efectos de la crisis se disipen, reduzca los desequilibrios generados en las finanzas públicas.

Advierte además de otra consecuencia del coronavirus, esta vez en los mercados, donde ha favorecido una "importante corrección en los precios de los activos y el brusco repunte de sus volatilidades".

Se ha producido un retroceso "acusado" de los índices bursátiles y un fuerte aumento de las primas de riesgo, a pesar del esfuerzo de las autoridades económicas, que si bien "han logrado una cierta estabilización" desde finales de marzo, no han evitado que las caídas acumuladas sean "muy significativas".

En materia de intermediación no bancaria, el informe recalca cómo, desde el final de la crisis, los bancos siguen perdiendo peso sobre el total de activo del sector financiero en favor, entre otros, de los fondos de inversión, que representan la mayor parte del sector, tanto a nivel global como nacional.

Dadas las circunstancias actuales, el Banco de España aboga por mantener en el 0 % el porcentaje del colchón de capital anticíclico aplicable a las exposiciones crediticias en España, al menos hasta que los principales efectos del coronavirus se hayan disipado.

Al respecto, recuerda que el BCE, la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) y el Comité de Basilea han propiciado que las entidades puedan utilizar los colchones de capital y de liquidez disponibles.

También se han adaptado los procesos de supervisión -como los test de estrés de la EBA, pospuestos a 2021-, se han ajustado los requisitos para que las entidades puedan hacer uso efectivo de los colchones disponibles para absorber pérdidas inesperadas, y se ha recomendado no repartir dividendos para reforzar el capital de cara a aminorar el impacto de la pandemia.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD