02-05-2020 / 10:30 h EFE

La Unión Europea (UE) ha pedido a varios Gobiernos asiáticos llevar a cabo una operación de rescate de los cientos de rohinyás que se encuentran a la deriva en el golfo de Bengala y son rechazados por diversos países por temor a que sean portadores del nuevo coronavirus.

"La Unión Europea insta a los Gobiernos en la región a llevar a cabo una operación de búsqueda y rescate y a encontrar una solución para su desembarco seguro", declararon en un comunicado el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic.

Ambos destacaron que Bangladesh permitió desembarcar a 400 rohinyás, una oprimida minoría musulmana procedente de Birmania, que se encontraban en un barco a la deriva el pasado 16 de abril y resaltaron que ese país "mostró continua generosidad y humanidad".

"Esperamos que países de la región sigan este ejemplo", dijeron los políticos.

La Marina malasia interceptó el 16 de abril un barco con unos 200 rohinyás acercándose a su costa y, alegando que los "inmigrantes indocumentados" podrían "traer la COVID-19", lo empujaron de vuelta a alta mar donde continúa varado con otros barcos, que también son rechazados por otros países de la zona.

Ese mismo día, otro barco rechazado anteriormente por las autoridades malasias llegó a Bangladesh con 396 rohinyás gravemente desnutridos tras dos meses en el mar en los que murieron al menos 28 personas por falta de comida y agua, según los guardacostas bangladesíes.

No obstante, las autoridades bangladesíes han señalado que debido a la COVID-19 no aceptarán la entrada de más barcos con personas de la minoría musulmana.

"Varios cientos de rohinyás, incluidos mujeres y niños, han estado a la deriva durante semanas en el mar en condiciones espantosas, siendo apartados de las costas del Golfo de Bengala y el mar de Andamán", aseguraron Borrell y Lenarcic.

Los rohinyás son perseguidos en Birmania, país de mayoría budista. Más de 700.000 refugiados de la minoría musulmana viven en Bangladesh desde la limpieza étnica que padecieron entre 2016 y 2017 a manos del Ejército birmano, que está siendo juzgado por presunto genocidio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya.

Así, los dos políticos pidieron a las fuerzas armadas birmanas implementar "con urgencia" un alto el fuego "sin condiciones" y comprometerse de nuevo con un proceso de paz inclusivo.

"Esto ayudaría a abordar las causas primordiales de la grave situación de los rohinyás", indicaron, y agregaron que la UE sigue abogando por el regreso "seguro, sostenible, digno y voluntario" de los refugiados de la minoría musulmana a sus lugares de origen, así como por garantizar la "total rendición de cuentas" por los crímenes cometidos en su contra.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD