28-04-2020 / 19:10 h EFE

Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) han desarrollado una técnica basada en estudios biofísicos con la que buscan mejorar el diagnóstico de la leucemia aguda que afecta principalmente a los niños.

El trabajo, publicado en la revista 'Scientific Reports', es fruto de un proyecto financiado por la Comunidad de Madrid que se concedió a dos grupos de la Complutense, de las facultades de Químicas y Medicina, para estudiar la biofísica o propiedades mecánicas del núcleo de células de leucemia aguda, que ocurre tanto en adultos como en niños, pero que en un 80% de los casos afecta a menores.

Gracias a la técnica desarrollada en el laboratorio, se ha visto que las propiedades físicas del núcleo difieren si son muestras de pacientes "con un riesgo estándar, alto o en recaída, lo que a medio-largo plazo podría servir para ayudar a los médicos a la hora de diagnosticar la enfermedad", indica la universidad.

La técnica, "explicada de manera didáctica, es como grabar una película ultrarrápida de los núcleos, durante uno o dos minutos, tomando muchísimas fotos por segundo, y luego se analiza esa película", identificando gránulos de la cromatina que está dentro del núcleo para conocer "cómo está el núcleo, si está muy denso y los gránulos apenas se pueden mover porque no tienen espacio para hacerlo, o si está muy relajado y los gránulos de cromatina se pueden mover muchísimo más".

Las leucemias varían desde un riesgo bajo, que no presenta problemas de recaídas y responden bien a un tratamiento, hasta las de riesgo alto, que no responden a la quimioterapia, sufren recaídas y los pacientes acaban falleciendo si no reciben un trasplante.

Con este estudio "se ha visto que las leucemias más agresivas, las de peor pronóstico, presentan propiedades mecánicas diferentes a las de riesgo normal, y eso abre una posibilidad a medio-largo plazo de que sirvan para ayudar a los clínicos en el diagnóstico de la enfermedad. Podría servir, por ejemplo, para distinguir a las personas que tienen un riesgo intermedio y no tienen una clasificación clara".

El trabajo, desarrollado en colaboración con el Hospital Niño Jesús, es aún "muy preliminar y no tiene una implementación fácil" aunque, con la vista puesta en el futuro "se puede plantear el desarrollo de métodos más factibles de implementar en los hospitales", según los investigadores Francisco Monroy y Javier Redondo-Muñoz.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD