24-04-2020 / 20:41 h EFE

El Consejo de Gobierno de la Universidad de La Laguna (ULL) ha aprobado este viernes una propuesta para priorizar la evaluación continua como modelo de evaluación no presencial ante la prolongación del estado de alarma, pero no descarta la prueba final si los departamentos o el profesorado la consideran más conveniente o si la evaluación no es posible.

El documento ha sido aprobado con 38 votos favorables, 8 en contra y dos abstenciones, en una reunión ordinaria y telemática en la que se ha dirimido una propuesta que solicita también a su Consejo Social que suspenda la norma de permanencia que condiciona la continuidad de cada alumno en función de los créditos superados.

El texto ha sido elaborado a partir de recomendaciones del Ministerio de Universidades, de la Conferencia de Rectores de las universidades española y de la agencia evaluadora ANECA, entre otros.

Se prioriza así la evaluación continua dentro de los modos de evaluación y las orientaciones adecuadas para ampliar la docencia virtual y las calificaciones de los estudiantes, y establece que la prueba final (examen) puede realizarse con carácter “complementario”.

“En todo caso, será cada docente y cada departamento quien finalmente decida el modelo que debe seguirse”, añade la ULL en un comunicado.

Además, según la institución universitaria, el documento refrendado hoy indica que los departamentos universitarios, junto a los coordinadores de las asignaturas, serán quienes deban adaptar el sistema de evaluación al modo no presencial y añadir esa variación a las guías docentes de cada materia.

El vicerrector de Innovación Docente y Calidad, Néstor Torres, señaló que a partir del lunes estas adendas en las guías docentes estarán disponibles para que los docentes las cumplimenten con “la mayor brevedad posible”, pues son una garantía para los estudiantes y permiten continuar con el proceso de acreditación de las titulaciones vigente.

En ellas se indican la metodología y el sistema de evaluación y calificación, la ponderación específica de las pruebas objetivas, pruebas de desarrollo, de respuesta corta, proyectos o memorias, la participación en el aula virtual o la resolución de casos prácticos, entre otros criterios.

La finalización del curso y el calendario de exámenes se mantienen asimismo “inalterados”, salvo en cuestiones puntuales, como prácticas externas curriculares o partes prácticas de ciertas asignaturas experimentales.

La ULL recomienda “flexibilidad” en la aplicación de los criterios y de la adaptación a la “situación real”, apostilla, que los ciudadanos están viviendo en “momentos excepcionales”.

El texto recuerda a los alumnos, por otro lado, que deben conocer con antelación los elementos de cada asignatura susceptibles de ser evaluados y asegurarse la atención de las tutorías, y solicita a su Consejo Social que suspenda la norma de permanencia que condiciona la continuidad de cada alumno en función de los créditos superados.

Recomienda igualmente el uso de técnicas e instrumentos cualitativos de carácter aplicado, continúa la nota, centrados en la resolución de problemas y casos prácticos, aunque esta “estrategia” es compatible, insisten, con una “evaluación objetiva final”.

Las entregas de trabajos de Fin de Grado o Fin de Máster deberían de priorizarse, con vistas a que los alumnos puedan titularse, y se deberá para ello facilitar su presentación virtual con herramientas telemáticas promovidas por la propia universidad.

Por otro lado, la rectora de la ULL, Rosa Aguilar, ha dicho que la universidad ha arbitrado un sistema de tramitación de abono de facturas “totalmente electrónico” que ha permitido que el presupuesto ejecutado en este periodo con respecto al 2019 sea superior.

Aguilar ha comentado que, durante el último mes, el uso del campus virtual ha aumentado en un 51 % de promedio, el número de nuevos usuarios ha aumentado un 25 %, 13.000 usuarios acceden a diario al entorno virtual y que se han realizado cerca de 33.000 videollamadas.

Para evitar el abandono de estudiantes, la rectora ha informado de que la ULL continúa trabajando en la resolución de la financiación del sexto plazo de una matrícula, en ayudas para el abono de matrículas que hayan sido denegadas o en la congelación de las tasas para el próximo curso.

“Para mitigar en lo la brecha digital, se han prestado 41 ordenadores y 56 puntos de conexión wifi a los alumnos, al margen del préstamo de equipos para el personal de administración”, añade la ULL.

También se ha acordado que el personal de la ULL en activo, jubilado o transferido, así como discapacitados, entre otros, podrán ser beneficiarios de ayudas asistenciales que compensen los precios públicos de las titulaciones oficiales o la realización de la EBAU del curso académico 2020/2021.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD