23-04-2020 / 18:31 h EFE

Con más de 9.000 muertos -9.050 según las últimas cifras- a sus espaldas, la sociedad catalana ha intentado trasladar el buen ánimo de la celebración de Sant Jordi a los hospitales, en cuyas unidades de cuidados intensivos (UCI), por primera vez, se ha bajado de los mil enfermos de coronavirus.

La consellera de Salud, Alba Vergés, ha explicado que en las UCI de los hospitales catalanes están ingresadas a día de hoy 977 personas enfermas de la COVID-19, una cifra inferior al millar que no se registraba desde finales de marzo.

Estos 977 enfermos suponen el 66 % de ocupación de camas de críticos existentes actualmente y un 167 % de la capacidad de antes de la pandemia, ha indicado la consellera.

Mientras en los hospitales parece que se empieza a ver el final del túnel, las residencias siguen siendo un punto de máxima preocupación. "El virus tiene una afectación muy fuerte", ha considerado Vergés con relación a estos centros y ha destacado la situación "compleja" de 122 residencias de ancianos y "crítica" de otras 25.

Según sus datos, ya se han hecho más de 29.000 pruebas PCR en residencias y 590 ancianos han vuelto con sus familiares para evitar el contagio.

Precisamente con relación a esos centros, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha admitido que las residencias de ancianos en Cataluña "no estaban preparadas para una catástrofe como la que venía" y ha advertido: "No podemos reconstruir las residencias que teníamos antes, lo hemos de hacer muy diferente".

En declaraciones a El Punt Avui, Torra ha dicho que entre los motivos por los que la siniestralidad en las residencias está siendo tan elevada destaca el hecho de que no estaban medicalizadas, así como la "enorme escasez de material de protección" en los primeros días de pandemia.

En medio de los siniestros balances y del reconocimiento de algunos déficit, ha llegado la celebración de Sant Jordi, el día del libro y las rosas, que inevitablemente se ha trasladado a los hospitales.

El Hospital Universitario de Bellvitge de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) ha celebrado el Sant Jordi "más especial" con el reparto de rosas a pacientes y profesionales del centro y la edición de una recopilación de los mensajes y dibujos de ánimo recibidos.

Han obsequiado a todos los pacientes con una selección de los cientos de mensajes y dibujos recibidos en el marco de la campaña '#Pensoentu', junto con una rosa.

Las iniciativas se han multiplicado en todos los centros sanitarios. En el Hospital Clínic, por ejemplo, la Asociación de Amigos del Kitty's -una entidad cultural nacida alrededor del antiguo pub irlandés con el mismo nombre- y el Gremio de Floristas han entregado 5.000 rosas a profesionales, pacientes y familiares.

Mercabarna se ha sumado al reparto de rosas y ha entregado unas 10.000 a los profesionales sanitarios y a los trabajadores del mercado para agradecer la labor que están haciendo, desde "primera y segunda línea", y para apoyar al sector de la flor.

Entre tanto, Gobierno y Generalitat mantienen sus diferencias en cuanto al desconfinamiento.

La consellera de Salud ha asegurado que Cataluña colaborará con las 9.300 pruebas del estudio de seroprevalencia que impulsan el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III, aunque "no servirá" en la toma de decisiones para el desconfinamiento en Cataluña.

Vergés se ha mostrado entre resignada y molesta a la colaboración con el citado estudio y ha indicado que su departamento esperaba que fuese el Ministerio de Sanidad el que asumiese la realización de las pruebas.

Finalmente, las pruebas las hará la atención primaria catalana, cuyos profesionales se ocuparán de recoger las muestras del estudio y de hacer la encuesta correspondiente.

Vergés ha considerado que estos resultados "no servirán" para tomar decisiones para el desconfinamiento en Cataluña, ya que el Ministerio ha organizado la muestra por provincias cuando la sanidad catalana lo hace por regiones sanitarias.

El Govern de la Generalitat ha reclamado, además, que se mantenga su propuesta de establecer franjas horarias en la salida de los niños con el fin de reducir los contactos y la concentración de personas, pese a admitir que las competencias están centralizadas en el Estado.

El Gobierno ha establecido que los niños de hasta catorce años podrán salir una hora diaria a la calle, desde las nueve de la mañana y hasta las nueve de la noche, a partir del próximo domingo, acompañados de un adulto, a un máximo de un kilómetro de sus casas y con sus propios juguetes, pero no podrán ir al parque.

Esta medida no incluye la propuesta de la Generalitat de que los niños salgan por turnos horarios en función de la edad, propuesta en la que el Govern ha insistido este jueves en la rueda de prensa diaria y telemática para seguir la evolución del coronavirus.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD